Copa América

Guerra fría con Chile por el fútbol…

La Confederación Chilena le demostró a la Conmebol que puede organizar partidos de la Copa América con un 30 por ciento de capacidad de público en los estadios, y en Argentina no lo tomaron a bien. Horas decisivas a 15 días del puntapié inicial.

Seguir leyendo...

Increíble, impensado, inusual... A 15 días del inicio de la Copa América, la Confederación Sudamericana de Fútbol no terminó de resolver aún la localía total para el evento, que como ya se había suspendido el año pasado por la pandemia, se jugará a partir del 13 de junio, cuando la Selección Argentina haga su debut con Chile de local. El torneo se iba a disputar de manera conjunta entre Colombia y Argentina, repartiéndose algunos partidos en cada país.

Por el antecedente de la postergada final de la Copa Libertadores 2018 entre River y Boca en nuestro país, la Conmebol no quiso asumir riesgos y le había otorgado a Colombia la chance de organizar la final del certamen, y a la Argentina la sede del partido inaugural.

Debido a la crisis institucional que estalló en el país cafetero a lo largo de este mes, Colombia propuso postergar la disputa de la Copa hasta diciembre, pero la Conmebol no está dispuesta a seguir esperando y el certamen se va a jugar. De allí surgió una serie de especulaciones, otras tantas negociaciones, y se generó un suspenso inaudito a tan solo 15 días del comienzo del evento.

Alejandro Domínguez, presidente de la Confederación Sudamericana, viajó esta semana a la Argentina para definir el certamen por completo en nuestro país. De allí que surgieron inspecciones a la cancha de Estudiantes como potencial sede para albergar dos partidos del torneo. Sin embargo, en el medio se metió la Confederación Chilena de Fútbol con la firme intención de quedarse con la parte del evento que iba a organizar Colombia y que finalmente no será.

Lejos de jugar con armas limpias, la Confederación Chilena elevó una oferta que deja muy expuesta a la AFA y la República Argentina: organizar partidos con hinchas en los estadios como pasa en Europa, por más que sea con capacidad reducida a un 30 por ciento.

Para la imagen del fútbol sudamericano, a la Conmebol le conviene más mostrar estadios con hinchas a canchas vacías para un espectáculo que será televisado y comercializado para todo el planeta, con figuras como Lionel Messi o Neymar en los partidos.

Además, sería una buena forma de mostrarle al mundo que en algunos países de ­Sudamérica la pandemia está relativamente controlada como en Chile, en donde se arrogan haber vacunado a un importante porcentaje de la población que posibilita que vayan hinchas a los partidos. Algo que en Argentina no va a ocurrir.

Desde el Gobierno nacional, en efecto, observaron los movimientos de los dirigentes del fútbol chileno y no están dispuestos a quedar ante el mundo como un país que no puede organizar partidos con hinchas, cuando en el vecino Chile (en la misma competencia de forma simultánea) le abra la cancha a los espectadores, que además pagarían importantes sumas por las contadas entradas que saldrían a la venta.

Ahora la pelota la tiene Alejandro Domínguez y los dirigentes de la Confederación ­Sudamericana, pero está claro que la guerra fría en el fútbol entre Argentina y Chile está librada...

Por ahora desestimaron la posibilidad de Estados Unidos

Entre las opciones que se barajaron hasta última hora para organizar la Copa América, surgió ayer la invitación también de dos firmas ligadas a MLS de Estados Unidos para llevar el evento a ese país, tal como ocurrió en 2016.

Sin embargo, esta versión fue desestimada por fuentes de la Conmebol en Argentina, quienes adelantaron que entre mañana y el lunes se debería dar a conocer la localía y la organización con la decisión final, previo paso al nuevo sorteo del certamen que se iba a disputar desde el año pasado de manera conjunta entre Colombia y Argentina.

Noticias Relacionadas