gimnasia

Weigandt pidió que vacunen a los jugadores y se abre otra polémica

El defensor dijo lo que muchos piensan, y en el Lobo sigue la consternación por la situación de Lucas Barrios. Un DT del ascenso fue echado mientras está cursando la Covid-19 y se conocieron más contagios en Boca. Mientras tanto, el fútbol no se para.

Seguir leyendo...

Las secuelas de los contagios quedaron en evidencia: jugadores cansados a los 15 minutos, falta de capacidad de recuperación de oxígeno y hasta un posible caso de retiro anticipado. En Gimnasia, el coronavirus hizo estragos, sin que necesariamente se haya llevado la vida de nadie.

El domingo, en la cancha de Estudiantes, el equipo sufrió el partido y a partir de los 20 minutos del primer tiempo nunca pudo jugar de igual a igual. Hace muchos años que no se veía tanta superioridad física y protagónica en un clásico platense, que en este caso terminó sin goles por la impericia del Pincha en la definición.

En las últimas horas, a pesar de que los comentarios por el estado del campo de juego también ganaron protagonismo luego del partido, las expresiones del defensor Marcelo Weigandt pusieron sobre la mesa un debate que amerita la atención. ¿Se deben vacunar los futbolistas para evitar contagiarse de coronavirus? ¿Es tan esencial el fútbol como elemento de distracción y entretenimiento para la sociedad?

En el peor momento de la pandemia en Argentina y Sudamérica, la Conmebol adelantó la compra de 50.000 dosis de la vacuna contra la Covid, que en un principio estarían a disposición para ser aplicadas antes del inicio de la Copa América el 11 de junio.

Las vacunas estarán destinadas exclusivamente a los organizadores y los protagonistas de la competencia, garantizando al menos 1.000 para los jugadores de las 10 selecciones que participan y otras 9.000 para los organizadores y el personal que se encargue de garantizar el espectáculo dentro y fuera de los estadios.

“Ojalá que pronto nos puedan vacunar a todos los jugadores, porque este virus nos está afectando mal”, expresó el defensor del Lobo, quien en las primeras fechas había sido una de las figuras del equipo, pero tras contagiarse de Covid bajó sensiblemente su rendimiento y casi ya no pisó el área adversaria.

Desde las autoridades de la Confederación Sudamericana se mantiene firme la idea de que haya un número (al menos reducido) de espectadores en los estadios. Es decir que una gran parte de las 40 mil vacunas restantes serían para los espectadores que pudieran acceder a tickets que serán promocionados por una tarjeta de crédito multinacional y otros auspiciantes.

En el caso de que la situación sanitaria no garantice la inclusión de las personas en la cancha, esas dosis podrían ser repartidas para las distintas confederaciones sudamericanas y de allí a los clubes.

De todas maneras, se calcula que en la Argentina se necesitarían 2.000 vacunas para inmunizar a todos los planteles completos de Primera división, contando al cuerpo técnico, auxiliares y personal estratégico de cada club. Pero Brasil, por la cantidad de equipos, necesitaría un poco más.

Se estima que con 25.000 vacunas repartidas entre las 10 confederaciones que están dentro de la Conmebol (los 10 países de Sudamérica que participan de las competencias que organiza dicho ente) los futbolistas podrían afrontar el segundo semestre del año con mayores garantías.

Las competencias, mientras tanto, se seguirán jugando, aunque ayer restringieron a 10 el número de personas permitidas por cada club para ingresar a la cancha en cada partido. Es decir que no habrá más un número de allegados que supere las 100 personas como se había observado oportunamente.

Noticias Relacionadas