COVID-19

La Unión Europea pide multar a AstraZeneca por violar el acuerdo de entrega de vacunas

La Comisión Europea y los Estados miembros de la UE iniciaron acciones legales contra la empresa ante la Justicia belga, con el objetivo de obligar al grupo farmacéutico a entregar 90 millones de dosis más antes de julio.

Seguir leyendo...

La Unión Europea (UE) llevó ante la Justicia al laboratorio AstraZeneca, lo acusó de “mala fe” por haber enviado a otros países dosis de su vacuna contra el coronavirus que había prometido entregar al bloque y pidió a la Corte que le imponga una fuerte multa.

Los Estados de la UE y su órgano ejecutivo, la Comisión Europea, iniciaron acciones legales contra AstraZeneca ante la Justicia belga porque el bloque firmó su contrato con el laboratorio anglosueco en territorio belga y, por ende, bajo las leyes belgas.

La UE pide a la Justicia que obligue al grupo farmacéutico a entregar 90 millones de dosis más de su vacuna contra el coronavirus antes de julio, argumentando que violó el contrato al suministrar solo un cuarto de las dosis prometidas para el primer trimestre de 2021.

Según la Comisión, el contrato expira a mediados de junio, y la UE considera que el laboratorio tendrá que pagar multas si no cumple este calendario.

AstraZeneca entregó en el primer trimestre solo 30 millones de dosis de los 120 millones que estaba obligado contractualmente a suministrar. Para el segundo trimestre solo prevé entregar 70 millones de los 180 millones inicialmente prometidos.

Los abogados de la compañía han centrado su defensa en los argumentos de que el contrato estipula que AstraZeneca solo debía hacer “el mejor esfuerzo razonable” y que su producción sufrió demoras inevitables.

Sin embargo, ante la corte en Bruselas, el abogado de la UE, Rafael Jeffareli, dijo que la firma privilegió el suministro al Reino Unido y a otras naciones externas al bloque, y no aumentó su producción en su fábrica dentro de la UE, ubicada en Países Bajos.

El letrado pidió a la Corte imponer una multa de 10 millones de euros a la compañía y forzarla a pagar 10 euros por cada dosis y por cada día de demora como compensación por haber violado el contrato.

Jeffareli aseguró que, durante meses luego de la firma del contrato, en septiembre pasado, la planta neerlandesa, operada por Halix, una filial de AstraZeneca, siguió proveyendo de vacunas a otros mercados.

“¡Mejor esfuerzo significa flexibilidad! ¿Por qué el giro en la planta de Halix (de pasar a proveer a la UE) se dio recién el 13 de octubre?, preguntó el abogado, informó la agencia de noticias AFP.

En total “50 millones de dosis han sido desviadas hacia terceros países en violación flagrante del contrato”, acusó el letrado.

El 26 de abril, la Comisión Europea, que negoció los pedidos en nombre de los Estados miembros, anunció que había recurrido a la Justicia para arbitrar el conflicto con el laboratorio anglosueco.
AstraZeneca dice que no violó el contrato y que la demanda carece de fundamento.

Los europeos reprochan al laboratorio farmacéutico -asociado a la Universidad de Oxford en la elaboración de la vacuna- no haber utilizado para las entregas a la UE sus dos plantas británicas, mencionadas en el contrato.

AstraZeneca trabaja con otra planta fabril en territorio de la UE además de la de Países Bajos, situada en Bélgica, pero Bruselas considera que las dosis producidas en territorio británico también debían ser incluidas en las entregas adeudadas a los países europeos.

Esta audiencia judicial ocurre en momentos en que la vacuna de AstraZeneca enfrenta una clara desconfianza entre ciudadanos europeos por los muy raros casos de trombosis que puede provocar.

Dinamarca, Noruega y Austria han renunciado a utilizarla para sus campañas de vacunación. La mayoría del resto de los países han limitado su administración a los adultos de más edad.

Noticias Relacionadas