exclusivo

“Hay esperanzas con Soberana, la vacuna cubana”

Liliana Fishkel, directora del Hospital Especializado Dr. Noel H. Sbarra, se refirió a la posibilidad de un suero para uso pediátrico.

En diálogo con diario Hoy, Liliana Fishkel, directora del Hospital Especializado Dr. Noel H. Sbarra, reflexionó sobre la situación habitacional de la institución pediátrica, el impacto de la suspensión de las clases presenciales y la necesidad de que los niños, a pesar de la pandemia, continúen con su calendario de vacunación regular. Finalmente, se refirió a las esperanzas alrededor de la vacuna Soberana. “Hoy por hoy, ninguna de las cinco vacunas que están disponibles y aprobadas por la Organización Mundial de la Salud, está aprobada para su uso pediátrico”, dijo Fishkel. “Hay esperanzas con Soberana, la vacuna cubana. Está en su fase 3. Es decir, todavía falta mucho desarrollo y prueba de la vacuna, pero sería la única que se podría usar con niños. Esperemos que sea así”.

De acuerdo a la observación empírica de Fishkel, la suspensión de las clases presenciales habría provocado un descenso no solo en la cadena de contagios pediátrica de coronavirus sino también en otro tipo de enfermedades estacionales habituales. “No tengo un estudio científico que me avale, pero es lo que uno ve en la sala de espera”, dice Fishkel. “10 días o 15 días atrás teníamos la sala de espera llena para consultas, pero la semana pasada estuvo vacía. Tenemos muy pocas consultas por patología. Eso es visible a los ojos. Para nosotros es un termómetro. El cierre de las escuelas impacta en los niños y no solamente en Covid-19: el año pasado no tuvimos las infecciones respiratorias agudas bajas que son habituales en esta época”.

En el marco de la segunda ola de la pandemia, la situación estructural del Hospital Sbarra se encuentra contenida gracias a la vacunación y las medidas de restricción. Todo el personal hisopado ha ofrecido resultados negativos y aquellos que permanecen en aislamiento no es debido a casos confirmados de contagio, sino que se trata de medidas preventivas por contactos estrechos. El año pasado, asegura Fishkel, el panorama era muy diferente.

“La situación, al menos en este hospital, es completamente distinta a la situación de los hospitales de adultos”, explica la directora. “El hospital está en buenas condiciones estructurales y no tenemos problemas con los insumos. Es un hospital particular, debo decir, porque nuestra área de internación más fuerte es una comunidad cerrada: son niños con múltiples patologías y medidas de abrigo. Es decir, sin familia, sin cuidados parentales. En la planta baja tenemos internación de casos agudos, en este momento está vacía: no tenemos pacientes internados, mucho menos de coronavirus. Sí tenemos un alza en el número de hisopados, pero el porcentaje de positivos es mínimo. No hemos tenido casos graves, solo moderados y leves hasta ahora, por suerte”.

“Es importante continuar con la vacunación de calendario”

Seguir leyendo...

A pesar de que el Hospital Sbarra es el vacunatorio más grande de toda la provincia de Buenos Aires, a lo largo del año pasado se observó una merma en la cantidad de vacunas de calendario aplicadas sobre la población infantil. En gran medida, debido a los temores alrededor de la pandemia. “Hubo una baja por el miedo a acercarse a los hospitales”, dice Fishkel. “Además, el año pasado era mucho más restringida la circulación y eso hacía más difícil llegar a cualquier lado”.

En este nuevo marco, la directora resalta la necesidad e importancia de que los niños continúen aplicándose las vacunas regulares y sus respectivos controles de salud. Como garantía sanitaria, el Hospital Sbarra cuenta con entradas diferenciadas: por un lado, el ingreso para niños sanos y vacunación se realiza por calle 67; por otro lado, niños con presuntas patologías ingresan por la rampa ubicada en calle 8. En los dos lugares de admisión, finalmente, se realizan los estudios correspondientes.

“No es necesario que vengan todos los meses, pero sí que cada dos o tres meses realicen sus controles en centros de salud”, apunta Fishkel. “Y es muy importante, en el marco de la pandemia, continuar con la vacunación de calendario. Ahora volvimos a las 5 mil dosis aplicadas de piso y estamos aplicando la vacuna antigripal. No es necesario que acudan a los hospitales.
Los centros de salud también brindan estas prestaciones y pueden tenerlos mucho más cerca de sus casas. Incluso, si puede ser en los centros de salud, aun mejor para que descongestionen los hospitales”.

Noticias Relacionadas