Entrevista Exclusiva

Puro Instinto y Javier Calamaro presentan su nueva producción artística

Durante una charla con este multimedio, los músicos dieron a conocer los detalles de su flamante canción, que ya está disponible en todas las plataformas digitales.

Fundada en 2014, Puro Instinto es una banda de rock and roll integrada por Lucrecia Ronconi (voz), Rubén “Pupi” Fontana (batería), Iván Sierra (guitarra) y Charly Ruiz (bajo) que lanzó su primera producción discográfica homónima durante 2016. Ahora presentan Bien y mal, una canción realizada con la participación estelar de Javier Calamaro.

—En este momento inusual de la humanidad, pusieron manos a la obra para producir una canción junto al majestuoso Javier Calamaro con un videoclip que ya está disponible en las plataformas digitales. ¿Cómo se embarcaron en este proyecto?

—La canción surge a partir de una idea de Lucrecia. Sucedió que una vez trajo la letra con melodía y la idea de la intención sonora de la canción a un ensayo donde estábamos todos presentes. De esta manera, comenzamos a pensar de forma grupal cuál sería la música acorde para poder acompañarla. Una vez que terminamos esta tarea, decidimos presentársela a Santiago Beer que es nuestro productor artístico. Por otra parte, fue su responsabilidad el hecho que resaltó la esencia folclórica de esta balada. Además tuvo la iniciativa de invitar a Javier Calamaro para que presente su voz en la interpretación.

—En relación a la conceptualización, la ­estética y la impronta de la prosa, ¿qué detalles pueden revelarnos? ¿Cómo se dio esta ­composición?

—En consideración a la letra, esta expresa la dualidad de los sentimientos, es decir aquellas sensaciones que muestran un objetivo, lo que se quiere pero sin embargo no se puede alcanzar. Lo que se siente y no se quiere sentir, lo que no sucede. Además recorre otras aristas como el vacío emocional, la falta de rumbo, el esclarecimiento del horizonte. Algo así como ver hacia dónde estamos yendo, sin quererlo, con una dirección indeseada, sin cambiar el rumbo teniendo todas las herramientas en nuestras manos, y, al mismo tiempo careciendo de la voluntad para hacerlo.

—Y en este contexto de incertidumbre, ¿cómo se organizaron para abocarse al arte?

—Estamos ante un escenario diferente al que toda la humanidad estaba acostumbrada. Al principio, pensamos que, en poco tiempo, todo volvería a ser como antes. Sin embargo, al ver pasar el tiempo, nos dimos cuenta que estábamos atravesando por un período al cual había que adaptarse de un modo u otro porque no era opción esperar de brazos cruzados sin hacer nada. Por lo tanto, decidimos comenzar a trabajar, cada uno por nuestro lado. En este sentido, ensamblar las ideas de manera virtual fue un proceso difícil que nos llevó a buenos puertos creativos.

Seguir leyendo...

—Además se abocaron a un perfil más rockero con sonidos clásicos y un invitado más que referente…

—En diferencia al disco anterior, podemos notar que, para esta ocasión, desde la composición, nuestra idea central fue la de obtener un resultado un poco más rockero. Si bien la presencia de las baladas es algo infaltable en el perfil de nuestra obra, esta vez se logró obtener un sonido más contundente y canciones con más fuerza y presencia.

—Además de la promoción de la nueva producción y la organización interna de la banda, ¿en qué otros proyectos están involucrados?

—En este momento, nosotros nos encontramos en la etapa de realización de otros dos videoclips que estarán próximos a salir. Además, estamos organizando una presentación, es por ello que tenemos todas nuestras fuerzas puestas en la fecha que vamos a compartir con Javier Calamaro que será el viernes 24 de septiembre en Zadar, Wilde. Por otra parte, nuestro proyecto paralelo es nuestro estudio de grabación llamado Estudio LZ, donde no solo hacemos nuestros trabajos, sino que también realizamos producciones para otros músicos.

Noticias Relacionadas