“Fue una sorpresa porque pasaron 38 años de esa historia”

Edgardo Esteban, excombatiente y actual director del Museo Malvinas, pide la devolución de su cédula militar, que dos semanas atrás halló a la venta en Ebay.

Hacia los primeros días de noviembre, la periodista e investigadora Alicia Panero identificó la cédula militar de Edgardo Esteban en la plataforma de subastas Ebay, de Londres. No era la primera vez que Panero daba con un objeto de soldados argentinos de la Guerra de Malvinas.

Enseguida se comunicó con el excombatiente para contarle la novedad: “Reconocí el documento enseguida porque era mi cédula militar”, dijo Esteban a diario Hoy.

“Fue una sorpresa porque pasaron 38 años de esa historia y uno siente que ya cumplió un ciclo. Creo que Malvinas es una etapa de mi pasado que siempre está latente y viva porque aparece esta historia, aparecen estos documentos en una subasta en Londres. Me parece que es injusto porque son mis documentos”, expresó Esteban.

El hallazgo movilizó al actual director del Museo Malvinas, quien aseguró que “irá hasta el final” para recuperar su documento. Además de la cédula, la subasta publicada por un precio inicial de 1.750 libras incluía fotos que pertenecieron a soldados argentinos y una medalla de un integrante de la Marina Real.

“Es una cuestión de identidad, incluso hu­manitaria. No tienen derecho de manipular mis documentos”, manifestó Esteban, quien inició gestiones con el embajador argentino en Londres, Javier Figueroa, y con el secretario de Malvinas, Daniel Filmus, para trabajar en conjunto por la restitución del documento.
¿Quién tiene el documento?

Si bien en la plataforma Ebay, como en muchos sitios, los usuarios usan seudónimos, Esteban dijo a diario Hoy que la subasta habría sido publicada por Harry Pitt, una persona de Notingham, al noroeste de Londres. “Creo que ya ha vendido el documento, ya se desprendió. Pero, de cualquier modo, como era el responsable queremos llegar a él. Porque, evidentemente, alguien tuvo ese documento durante todo este tiempo y tiene que dar las explicaciones”, remarcó. Hasta el momento, ninguno de los mensajes que le han enviado a ese destinatario han sido respondidos.

“Saber cómo llegó a la persona que lo tiene hoy es lo que quiero concatenar, quiero llegar a él. Por medio de una periodista pude reconstruir que quizás haya llegado a través del soldado que me detuvo y que detuvo a todo mi grupo. Pero quiero saber esa parte de la historia. Esto es muy importante para mí”, enfatizó el autor de Iluminados por el fuego.

“Estoy movilizado, al principio fue una emoción porque ya casi no me acordaba de esos elementos. Hoy es un desafío personal porque uno ha luchado y mantiene la causa Malvinas y nuestra reivindicación de soberanía y el reclamo permanente al Reino Unido para que se siente a dialogar. Quizás sea una lucha chiquita, menor, para la otra lucha que es parte de nuestra identidad. Pero quiero que me devuelvan lo que es mío: voy a ir hasta el final”, dijo.

El final de la guerra

Seguir leyendo...

Esteban relató: “Nos replegamos el amanecer del 14 de junio” junto a un grupo de soldados. Peregrinaron por la zona de la Iglesia, el cementerio y los depósitos de YPF, donde esperaron la llegada de las tropas británicas. Al otro día, en el puerto, “entregamos la mayoría de nuestras pertenencias porque nos íbamos a subir a un barco que terminó siendo el Canberra”.

“Ahí nos volvieron a revisar; nos sacaron los cordones y los cinturones, elementos que podían llegar a generar algún tipo de incidente. Yo pude conservar todas mis cartas, pero todas nuestras pertenencias quedaron ahí”, concluyó.

Noticias Relacionadas