exclusivo

Qué piensan los médicos sobre la crisis sanitaria que desató la segunda ola de Covid-19

Diario Hoy dialogó con profesionales de tres localidades del país para que expongan lo que ocurre en cada una. Coincidieron en la angustia, el estrés y la alarma por la realidad de un sistema de salud que se encuentra al límite.

En medio de una etapa álgida de la segunda ola de Covid-19 en la Argentina, los profesionales de la salud viven momentos que nunca imaginaron cuando decidieron estudiar y ejercer la carrera de Medicina. Diario Hoy dialogó con profesionales de tres localidades del país, quienes expusieron la realidad que viven en cada una.

“Todas las entidades médicas tratan de aunar esfuerzos en el marco de esta situación, que nadie puede determinar cómo va a terminar de desarrollarse, porque es muy incierto este virus. La pandemia superó todos los pronósticos que se pueden hacer, extralimitó las realidades y eso impacta muchísimo. Ahora agarra a una población cansada, rebelde ante las medidas y con una situación económica que es compleja. Esta ola nos encuentra con una realidad mucho más cruel”, dijo Augusto Gaillard, miembro de la Asociación de Médicos de la República Argentina (AMRA), La Plata.

En ese sentido, el profesional agregó: “Hay un desgaste muy grande en todo el personal de salud en general. Está saturado y la profesión se ve muy agredida desde el no reconocimiento; no hablamos de lo salarial, sino de que se nos agreda cuando vamos a trabajar, que no haya condiciones de cuidado. Hay un impacto muy grande en la salud, pero la vocación es lo que nos hace continuar; hay muchas satisfacciones más allá de las pálidas, es lo que sabemos hacer y sería reconfortante que haya un reconocimiento real”.

Por su parte, la doctora Sandra Maiorana, secretaria general de AMRA Santa Fe, aseguró: “La gente de salud está desesperada, diezmada y agotada. No hay dónde conseguir personal en ningún nivel: no es que no se quiere tomar más gente, sino que no hay más. La situación de camas está al límite y no se alcanza a dar la atención a todo el que la necesita, tanto a nivel público como privado”.

Asimismo, resaltó: “Hoy hay menos gente que antes, porque, si bien se tomó personal, el año pasado hubo gente que murió, otra que quedó con secuelas, con estrés postraumático, todos con trastornos psicológicos, peleándonos entre nosotros para conseguirles lugar a los pacientes y sin descanso”.

En consonancia, el doctor Fabián Crespo, secretario gremial de AMRA en el Conurbano Sur, señaló: “Estamos mejor que el año pasado en cuanto a aparatología e insumos, porque la primera cuarentena ayudó muchísimo a abastecer al sistema de salud.
Pero no estamos mejor desde el punto de vista del personal, que es la parte pensante. Estamos muy cansados porque la situación de estrés es muy alta, hay mucha angustia por los compañeros fallecidos; llega un momento en que la cabeza no da más y esos aparatos los manejamos nosotros”.

“No hay mucho más margen de preparación, es algo que pasó en todo el mundo; vimos colapsar sistemas de salud en Europa y Estados Unidos. Aquí hay muchas provincias que ya declararon el colapso sanitario”, concluyó Crespo.

Profesionales de la salud apoyaron las restricciones

Seguir leyendo...

Luego de que el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunciara las restricciones correspondientes para instalar la vuelta a la Fase 1, por el plazo de nueve días, los profesionales de la salud señalaron que son las medidas que pueden colaborar a bajar la tensión del sistema de salud.

“La situación epidemiológica mostraba que algo había que hacer y este año hay dos necesidades: avanzar en la vacunación y tomar estas medidas, que son las mismas que se tomaron en todo el mundo. En muchos lugares la situación ya colapsó y en el AMBA estamos a un paso de eso. Lo veo desde el punto de vista sanitario, entiendo que lo económico es importante y hay gente que tiene que cerrar su empresa, pero desde lo sanitario era imprescindible”, marcó el doctor Fabián Crespo.

A la vez, resaltó: “En Chile empezaron a vacunar mucho y las restricciones las tuvieron que poner igual. Recién ahora en países como Reino Unido están empezando a abrir porque alcanzaron una vacunación muy alta, pero el aislamiento fue lo que ayudó a bajar las cantidades de contagios y muertos. Lo único que podemos hacer es prevenirlo a partir de quedarnos en casa y mantener los cuidados básicos; no hay más recurso humano”.

Por su parte, la doctora Sandra Maiorana desde Santa Fe recalcó: “A diferencia del año pasado, ahora el riesgo de quienes necesitan atención es tanto para los que se contagian de Covid-19 como para los que tienen un accidente o cualquier otra cosa. Sabemos que es difícil y que hay gente que si no trabaja no come, pero era imperioso poner restricciones. Tenemos la salud desbordada en las ciudades más grandes y en la mayoría de la provincia. No es solo Rosario, Santa Fe y Rafaela, es todo: no hay donde derivar”.

Noticias Relacionadas