Derrame de cianuro

San Juan: un estudio confirma que el agua está “envenenada”

Tras el millón de litros de cianuro que la Barrick Gold derramó en afluentes del río Jáchal, una investigación universitaria demostró la contaminación con metales pesados en dosis de hasta un 1400% por encima de los valores tolerables. La preocupación de los vecinos y el silencio oficial

El derrame de cianuro de la Barrick Gold envenenó el agua de Jáchal, contaminándola con metales en dosis de hasta 1400% por encima de los valores tolerables. Así de concluyente es el informe que el Laboratorio de Análisis Instrumental de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO) elaboró a pedido de los vecinos de ese departamento sanjuanino.

En Jáchal, los habitantes son más escépticos desde el domingo 13 de septiembre, cuando, tal como informó Hoy, una cadena de WhatsApp los alertó sobre el derrame de miles de litros de cianuro, provenientes de Veladero, la mina de oro y plata que explota la empresa canadiense Barrick Gold, en plena cordillera sanjuanina, a 200 kilómetros del pueblo ubicado en el centro norte de la provincia.

Si aún hoy, a más de 20 días del incidente, cuando se sabe que no fueron ni 15 mil ni 224 mil (tal como se informó en un primer momento) los litros de solución cinurada vertida, sino un millón (según el último informe de la multinacional), reina la incertidumbre, mayor fue la perplejidad en las horas posteriores al derrame.

Por eso, un día después de aquel domingo, la UNCUYO se dispuso a analizar el agua de los ríos Potrerillos, La Palca, Las Taguas, Blanco y Jáchal. Ahora, los resultados echan luz sobre lo que las versiones oficiales (tanto de la minera como del gobernador K José Luis Gioja, que, en sintonía con el gobierno nacional, avala la entrega de los recursos naturales) pretendieron ocultar o relativizar, al decirle al pueblo que “no hay cianuro en el agua”. Para los investigadores, la contaminación con cianuro produjo la liberación de metales pesados peligrosos como arsénico, aluminio, manganeso, boro, cloruro y sulfatos.

Básicamente, según detalló el peritaje encabezado por la química María Esther Barbeito, tras la rotura de una cañería, el cianuro que la Barrick Gold utiliza para la explotación de oro y plata a cielo abierto se liberó en el agua de los ríos de la montaña sanjuanina, y reaccionó con los metales pesados y peligrosos que fueron arrastrados “aguas abajo”.

Agua que no has de beber

Seguir leyendo...

Así, se verificaron 70 miligramos por litro (mg/l) de aluminio, 1400% más que los 5mg/l máximos tolerados por norma nacional de residuos peligrosos destinada para riego y consumo. En el caso del manganeso, se detectaron 1,48 (mg/l), mientras que el valor máximo tolerado por ley nacional para riego y consumo es de 0,2 mg/l, es decir, 740% menos de lo encontrado.

En el mismo sentido, las muestras tomadas a una fuente de agua para consumo humano, ubicada a 50 Km de San José de Jachal, encontraron 6 mg/l de Boro, 1200% más de los 0,5 mg/l permitidos; 740 mg/l de cloruros, un 185% más del límite máximo aceptado de 400 mg/l; 540 mg/l de sulfatos, 154% más de los 350 mg/l aceptados; y 0,069 mg/l de arsénico, 690% por encima de los 0,010 mg/l reglamentarios. Además, el informe detalló que se detectaron “otros trazos metalíferos como mercurio, cobre y zinc”.

Así, la UNCUYO concluyó que el agua ya no es apta para el consumo en la región y, otra vez, se encendió la alarma entre los sanjuaninos, quienes, tal como publicó nuestro medio, días atrás denunciaron el incremento de enfermedades letales desde que la minería a cielo abierto se instaló en la provincia.

“Pese a las presiones y aprietes”, los vecinos aseguran que permanecerán en las calles. Para gritarles a gobernantes y empresarios una verdad que, sostienen, es irrefutable: que “el agua vale más que el oro”.

“En el gobierno hay silencio absoluto”

“Acá hay incertidumbre, porque el informe oficial todavía no llegó. Queremos que el gobierno nos diga qué pasó, qué hicieron y qué tenemos que hacer de aquí en más”, le aseguró a Hoy el periodista e integrante de la Asamblea Jáchal no se toca, Domingo Jofré.

Jofré, además aseguró que en el kirchnerismo sanjuanino “hay absoluto silencio, dicen que está todo bien, que el agua es apta para consumo, que no hay que preocuparse. Pero a nosotros, la investigación de la UNCUYO nos preocupa”.

El periodista también aseguró que el informe de la universidad mendocina será aportado en las causas activadas tras el derrame del pasado domingo 13 de septiembre y en las que fueron imputados funcionarios nacionales, como el secretario de Minería, Jorge Mayoral; de San Juan, y directivos de la Barrick Gold.

También, la asambleísta Gisela Muñoz aseguró que “el tema minero no se toca en la provincia. Ellos [los gobernantes] siguen mintiendo que el río no está contaminado y, para ser consecuentes con ese discurso, ya ni reparten bidones de agua, tomamos la que nos llega de las diferentes donaciones”. Además, detalló que se encuentran en asamblea permanente, mientras esperan el resultado de un informe que la Universidad Técnica Nacional (UTN) daría a conocer entre el jueves y el viernes de esta semana.

Investigan si la contaminación puede llegar hasta Buenos Aires

“Con suma urgencia”, el juez federal Sebastián Casanello ordenó ampliar los análisis ambientales más allá del río Jáchal, “hacia la cuenca fluvial denominada sistema del Desaguadero y/o la cuenca del Río Colorado”. Así, el magistrado busca verificar si el derrame de un millón de litros de solución cianurada no afectó a otras provincias, puesto que la mencionada cuenca hídrica interviene en La Pampa, Río Negro, y desemboca en el Mar Argentino, en la provincia de Buenos Aires.