El mundo de Caro y Juanchi, una obra infantil con el sello de Disney

Carolina Ibarra, conductora y actriz del canal, habló sobre el vínculo con los más pequeños y se refirió a la pieza que hoy a las 16 presenta en la ciudad

Nacida en Buenos Aires, Carolina Ibarra siempre soñó con trabajar en un programa de televisión. Tras finalizar sus estudios universitarios, tuvo la chance de presentarse a un casting. Así, cumplió su deseo e incursionó en un show infantil de Disney Channel, en el que continúa hasta la actualidad. 

Además, Carolina prestó su voz para uno de los personajes de Pecezuelos, la serie animada emitida por la misma señal, e integró la exitosa ficción Soy Luna. 

Con el transcurso del tiempo, la animadora infantil recorrió un largo camino y se consolidó entre las figuras más reconocidas por los niños y adolescentes. En este contexto, una productora le acercó un proyecto teatral que la tendría como figura principal junto con Juan Macedonio, un actor perteneciente al mentado universo de Disney. Ambos artistas aceptaron la propuesta y ahora protagonizan El mundo de Caro y Juanchi, un espectáculo infantil lleno de sorpresas, que revive la magia de las canciones que todas las generaciones han disfrutado, como Bajo el mar, Bailando en una pata y La vaca lechera, entre otras. 

En el marco de su gira nacional, la actriz habló con este medio sobre su protagónico en El mundo de Caro y Juanchi. Además se refirió a la presentación de esta obra en La Plata, hoy a las 16, en el Teatro Coliseo Podestá, de 10 entre 46 y 47.

—El contenido de la obra es clásico y tiene temas conocidos por todas las generaciones, ¿cómo se dio este trabajo?

—Me encanta hacer espectáculos para niños. Mucho más ahora, que soy mamá de Camilo, que tiene 5 años. Nuestra idea es hacer un show donde le hablamos a los chicos de igual a igual. Es una obra corta, bien arriba y divertida. Está dedicada a toda la familia, por lo que decidimos tener presentes las canciones, los relatos y las palabras con las que crecimos muchas generaciones, para que no solo estén entretenidos los niños, sino también sus padres. 

—Desde hace mucho tiempo sos animadora, ¿considerás que el público infantil es exigente?

—Considero que no hay que subestimarlos, los niños son el público más difícil. Si a ellos no les gusta algo, son muy sinceros, tienen voz y voto. Como actores, debemos mantener nuestro niño interno. Cualquier artista que olvide cómo era en su infancia no podría hacer una obra para los más pequeños. En los programas y en las obras de teatro donde participo, siempre me ocupo de que todos estén cómodos y divertidos. Además, cuando me cruzo a los chicos por la calle, me saludan, me comentan cuánto les gusta esta obra y eso me pone muy feliz.

—Los niños acceden a las plataformas digitales, pero aún así eligen ir al teatro a ver esta obra que ya recorrió todo el país, ¿por qué creés que sucede este fenómeno?

Seguir leyendo...

—Además de estar sobre el escenario, nosotros estamos muy cerca de los chicos. En mi caso, suelo prestar mucha atención a lo que sucede durante la función. También les hablo y les hago preguntas. Las canciones se basan en las cosas que ellos hacen, además de los clásicos de siempre. 

—¿Por qué recomendarías a la familia que vaya al teatro?

—Creo que la pasarán muy bien, van a cantar y a bailar las canciones que todos conocemos.

Noticias Relacionadas