Con aumentos y protocolos, la Costa se prepara para la temporada

A semanas de un verano atípico, las medidas para controlar el coronavirus y el precio de los alquileres confluyen frente al desafío de recuperar un “año perdido”.

Con la incipiente llegada del verano, los prestadores turísticos se preparan para recibir una temporada que apunta a remontar un “año perdido”. A semanas de las vacaciones, los protocolos dispuestos por las autoridades para controlar la circulación del coronavirus se suman al aumento de los alquileres registrados en la Costa Atlántica.

De acuerdo a la Cámara Argentina de Servicios Inmobiliarios (Camesi), los valores de las propiedades subieron entre un 30 y un 50% respecto al año pasado. Tras haber consultado la opinión de más de 3.100 operadores, el informe publicado por Camesi arrojó que la demanda sufrió una fuerte inclinación por casas quinta y viviendas en barrios privados.

De cara a la temporada estival, los argentinos se preparan para ser testigos de una nueva manera de viajar, que centra su enfoque en el distanciamiento físico, ya sea en la playa o en la montaña.

En este sentido, los alojamientos dispondrán de un check-in online previo y el pago a través de medios digitales. Asimismo, se aconseja optar por el servicio de desayuno en la habitación o mediante la modalidad take away. Asimismo, el protocolo sugiere utilizar el ascensor con una ocupación de hasta el 30%.
Lo mismo sucede al salir a comer o en la playa, donde la prevención también es importante. Ya sea en restaurantes o bares, se recomienda reservar con anticipación y el uso de menúes digitales para evitar el contacto. Además, es importante verificar que las mesas estén a un mínimo de dos metros de distancia.

Al igual que en los lugares cerrados, se aconseja que las playas limiten el acceso para evitar una aglomeraciones y respetar las medidas sanitarias.

En diálogo con diario Hoy, Daiana Fernández, licenciada en Turismo y Hotelería e integrante del grupo interdisciplinario Usina Turística, sostiene que la vuelta a la “normalidad”, está relacionada a la aprobación de una herramienta que contenga al coronavirus. “Con una vacuna, el panorama es completamente diferente, porque da seguridad al turista”, destacó.

Si bien no se puede estimar con certeza cuándo se recuperará el caudal de turistas prepandemia, la especialista remarcó: “Estamos comenzando un 2021 ya con vuelos completos, así que es muy probable que antes de 2023 o 2024 se vuelva a los mismos porcentajes que teníamos antes del coronavirus”.

Antes y después de la pandemia

Así como el coronavirus llevó a pérdidas históricas en el sector, también abrió una ventana para avanzar hacia un nuevo turismo. “En Argentina, un montón de pymes se actualizaron, se capacitaron en tecnología y nos sumamos a la red de destinos inteligentes, que bajo un eje de sustentabilidad, tecnología y accesibilidad, permite que se desarrollen nuevos destinos turísticos”, señaló Fernández.

Seguir leyendo...

Si bien se trata de una tendencia que existe hace un tiempo en Europa, la licenciada asegura que no es suficiente con “copiar y pegar” el modelo de otros países que están desarrollados de otra manera. “Argentina presenta cambios constantemente y tenemos que amoldar la red a la realidad del país, para estar preparados para estos escenarios”, concluyó.