Quilmes: por decisión del intendente volvieron los municipales sumariados


La línea de fuego se vive en distintas áreas del municipio quilmeño, un climax no apto para blanditos, en épocas donde las urnas prácticamente ya están abiertas. Mientras tanto resiste de pie el intendente Francisco “Barba” Gutiérrez, en una ciudad que hace agua por todas partes.

Ahora tuvo que intervenir en el conflicto de la UEA (Unidad Ejecutora Ambiental), donde las peleas continúan, como los empujones del miércoles entre el Secretario de Medio Ambiente, Claudio “Lalo” Olivares, una empleada del área, Florencia Vitale y dos delegados de la recolección, Forly y Pacheco.

Este nuevo problema no fue tan grave como los que ya se vieron donde un grupo de trabajadores fueron sumariados por el enfrentamiento con golpes de puño, palos y piedras. Por decisión de Gutiérrez, todos ellos volvieron a sus puestos de trabajo, según precisa el portal de dicha ciudad, El Termómetro.

Claro que se había prometido que no volverían hasta tanto no esté resuelto el tema, pero la tensión está, por más que el propio jefe comunal se haya apersonado a la sede del Sindicato de Trabajores Municipales de Quilmes (el próximo 7 de agosto habrá elecciones y estarán enfrentadas las listas del eterno Mendez con la de Ricardo Terrizano, quien ya manifestó que lo que se vive es "todo muy turbio").

A propósito, el titular del STMQ, Raúl “Ronco” Méndez (un jubilado que ejerce  su cargo sindical desde la época de la dictadura y que arrastra denuncias penales varias) no participó de dicha reunión con el intendente, el mismo “Barba” que en 2011 lo “premió” con un cargo de asesor clase A.

Quilmes es la ciudad más violenta de la provincia de Buenos Aires, según las estadísticas de la Procuración de Justicia, y la que menos invirtió en seguridad, con una gestión que ya está hasta las narices de sus vínculos con bandas delictivas y el narcotráfico.