La “estrategia del silencio” del macrismo

Tras la sesión fallida en el Concejo de La Plata de este viernes para pedir la interpelación a Garro, ahora sorprende el escandaloso silencio del oficialismo sobre la Gestapo antisindical en complicidad con algunos medios hegemónicos.

Ante los hechos que se conocieron públicamente en los últimos días mediante un video de la AFI, donde se demuestra que funcionarios del gobierno de María Eugenia Vidal planeaban una “Gestapo contra los sindicatos”, llama la atención el silencio no solo de sus protagonistas sino también de medios hegemónicos como Clarín o La Nación, que en complicidad con las estrategias antidemocráticas del macrismo se ocuparon de omitir deliberadamente información sobre la mesa judicial bonaerense, siendo de este modo partícipes necesarios del funcionamiento del lawfare que persiguió a los representantes y defensores de los derechos de los trabajadores.

Como si esto fuera poco, en La Plata no deja de sorprender el silencio del intendente Julio Garro sobre el tema, a pesar de haber sido él también uno de los participantes de la ya célebre reunión antisindical. En sus redes sociales no hay referencia a las acusaciones que lo apuntan; de hecho su última publicación, el día de la sesión, fue un saludo a los vecinos por Fin de Año.

“Esperemos un 2022 con esperanza y no tengo ninguna duda que nuestra ciudad va a atravesar un gran año”, fue todo lo que dijo Garro en su cuenta oficial de ­Twitter.

Por su parte, Darío Ganduglia, presidente del cuerpo deliberativo local, también se llamó a silencio pero ahora en referencia a la ausencia de Juntos en la última sesión del año, donde se debería haber tratado el pedido de interpelación al intendente platense.

En este contexto, el Frente de Todos no podía dejar de advertir sobre la deliberada “estrategia del silencio” por parte de los funcionarios del intendente como única forma de sobrellevar el escándalo y no dar relevancia al tema para así evitar su tratamiento en los distintos ámbitos gubernamentales.

Falta de quórum M

El pasado viernes 31 de diciembre se realizó la sesión especial donde se pretendía tratar el pedido de interpelación al intendente Julio Garro. Sin embargo, los concejales del oficialismo decidieron ausentarse y no dar quórum.

La concejal oficialista Romina Marascio fue la única que se presentó, y por lo tanto fue la encargada de tomar la banca de la presidencia en el recinto. Ante esta situación, y por la posibilidad que da el reglamento, los ediles del Frente de Todos (FdT) pudieron sesionar en minoría y explicar los proyectos.

Además del pedido de interpelación al intendente, el bloque opositor solicita la constitución de una comisión investigadora de su accionar, una comisión especial para esclarecer la participación en esas reuniones de miembros del CUOT (Consejo Único de Ordenamiento Territorial) y un pedido de informes al Departamento Ejecutivo.

Luego de la sesión fallida, diario Hoy habló con la presidenta del bloque, Yanina Lamberti, quien expresó que “hay una desilusión frente a la falta de responsabilidad de los concejales” de Juntos. “El Concejo no es una secretaría más del Ejecutivo, tiene responsabilidad institucional”, continuó, y apuntó a utilizar las herramientas para esclarecer los hechos.

Ante el silencio de los funcionarios de Juntos, Lamberti dijo: “Cuando uno no puede justificar algo, usa el silencio. Ese es un parámetro más para dar cuenta de que están verdaderamente complicados y de que existió una mesa judicial empresarial que benefició a unos pocos y utilizó medidas ilegales en pos de llegar a sus objetivos”.

Noticias Relacionadas