Un mercado austero donde hay que activar el ingenio

Los movimientos de refuerzos y salidas aún no tienen demasiadas novedades en el León: los únicos que han vuelto son Manuel Castro y Francisco Apaolaza. Todas las partes esperan soluciones rápidas.

Estudiantes, como prácticamente todos los equipos de la Primera División del fútbol argentino, se le hace muy difícil salir a la ventana de transferencias.

Esto se debe a que económicamente le cuesta competir con otras instituciones. Además, hoy la realidad deportiva señala que no jugará copas internacionales y deberá estar abocado a sumar puntos para el promedio.

De esa manera empieza a quedar relegado en el interés por futbolistas en la competencia con otros clubes. El caso más cercano es el defensor de Banfield, Jorge Rodríguez, que es del gusto de Zielinski y de la Comisión Directiva, pero que lo buscan Vélez y la Academia, entre otros. Corren con ventaja, no solo desde lo económico, sino también desde lo deportivo.
Anteriormente le ha pasado con otros jugadores. Otra situación que estaba a su favor en los últimos meses, fue la del atacante de en ese momento Patronato de Paraná, Cristian Tarragona.

Más allá de que apareció el Fortín y lo contrató, el elenco Albirrojo levantó el pie del acelerador cuando el técnico de aquel entonces, Leandro Desábato, optó por Leandro Díaz, pese al gusto de la dirigencia.

Como viene informando diario Hoy, el cuerpo técnico ha solicitado la llegada de cuatro incorporaciones, las más importantes son el defensor central y el mediocampista central, aunque también pidió uno de juego y un delantero.
Por ahor,a las caras nuevas no aparecen, y más allá de la tranquilidad de la secretaría técnica, el “Ruso” quiere sumar al menos a estos dos jugadores que él considera claves para el armado de su equipo.

Han surgido muchos nombres para reforzar los puestos que se pretenden. En la defensa, el sueño sigue siendo Marcos Rojo, aunque todo parece indicar que el zurdo que jugó dos mundiales continuará su carrera en Boca.

Descartados quedaron los nombres de Lucas Orban y de Bruno Bianchi. El hombre de Racing era seguido hace algunos meses, pero no convenció su rendimiento cuando los de Avellaneda visitaron La Plata.

En cambio, en el caso de Bianchi, que hizo divisiones inferiores en Estudiantes, todas las partes entendieron que no es un futbolista que cambie la ecuación, no es de jerarquía y por lo tanto fue tachado.

Finalmente aparecieron otros tres apellidos, uno muy interesante como es el de Alejandro Donatti, el experimentado defensor de San Lorenzo, que tuvo grandes rendimientos a lo largo de su carrera y con la llegada de Diego Braghieri al “Ciclón”, otro pretendido por Estudiantes, puede llegar a tener salida.

Asimismo, en una carpeta están anotados Juan Manuel Insaurralde y Fabián Noguera. El primero juega en Colo Colo, y el segundo está libre.

Lattanzio puede tener salida

Carlo Lattanzio, delantero del plantel profesional, es buscado por Central Córdoba de Santiago del Estero. En el club no ven con malos ojos que pueda tener salida para sumar minutos de juego.

Seguir leyendo...

El delantero comenzó la pretemporada en agosto, haciendo tareas aparte del resto de sus compañeros, de manera llamativa empezó a ser convocado y jugó algunos pasajes de distintos encuentros.

En las próximas horas podría cerrarse la operación.

Noticias Relacionadas