Dolores por mala postura, el legado del trabajo en casa

Los kinesiólogos señalaron que reciben muchas consultas por problemas ligados a la nueva modalidad laboral. Los docentes, los más afectados.

Desde hace más de 115 días, muchas personas pasaron de una rutina de activo mo­vimiento a estar en casa, en posiciones más bien estáticas, durante largas horas, ya que el trabajo se trasladó al interior del hogar. Con el paso de los meses, esto generó gran cantidad de problemas físicos debido a la discontinuidad de la actividad física recurrente. Así aparecieron los dolores cervicales, lumbares y musculares en general.

Ante esta situación, los kinesiólogos mostraron preocupación y señalaron que no deben limitarse las consultas que puedan ayudar a prevenir las malas posturas y cambiar ciertos hábitos que se generaron en este tiempo de teletrabajo.

“Mucha gente debió adaptar el puesto de trabajo al hogar, también los chicos al educarse desde la computadora. Y esto generó que se presentaran problemas físicos, ya que los lugares para hacer esto son escasos en la mayoría de las casas y no están adaptados desde el punto de vista de la ergonomía, que es la ciencia que estudia cuál sería la mejor postura para que las articulaciones se tensionen lo menos posible”, señaló a diario Hoy, Verónica Quintana, kinesióloga fisiatra, especialista en posturología (MP 3.150) y miembro del Colegio de kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires.

Si bien no todos pueden contar con la silla ergonómica recomendada que mantiene la postura al momento de pasar muchas horas ante la pantalla, existen ciertos trucos caseros como colocar almohadones en la zona lumbar o poner la computadora a la altura de los ojos, que colaboran a que no crezcan los dolores.

“Por más que las personas estén en una posición perfecta, no es recomendable estar estático por horas, el cuerpo necesita movimiento y les decimos a los pacientes que hagan pausas activas, es decir, que cada una hora se levanten, se muevan, estiren. También a través de videollamadas estamos llevando adelante ejercicios básicos de movilidad para que el cuerpo no acumule tensión”, señaló la especialista.

“Estos problemas son acumulativos, el resultado se verá con el tiempo y por eso apostamos a la prevención para que no se vean afectados y se los pueda ayudar con medidas sencillas. Muchos que hacen trabajo en oficinas salían a correr o iban a algún club, algo que ahora no se puede pero el ideal es moverse lo más que se pueda. Un cuerpo en movimiento es un cuerpo saludable, además hay que tratar de mantener la buena alimentación”, reforzó Quintana.

En este contexto, el trabajo de los docentes fue sin dudas el más comprometido por los cambios que introdujo el aislamiento social, preventivo y obligatorio vigente desde el 20 de marzo. Muchos debieron pasar del pizarrón a la pantalla de modo repentino y el cuerpo ahora pasa factura.

Seguir leyendo...

“Las mayores consultas llegan de docentes porque el trabajo pasó a ser virtual y, por una falta de costumbre y regulación de los tiempos, pasan mucho tiempo frente a la computadora, tal vez en posiciones que no son las correctas y se ve un agravante. Tengo muchas consultas de ellos por cambiar el lugar de trabajo a otros que no estaban adaptados ni ellos acostumbrados”, enfatizó.

Noticias Relacionadas