Canicoba Corral: “Cuando Macri asumió me pidieron la renuncia. Otros aceptaron, yo no”

El juez renunció a su cargo tras más de 27 años, ya que cumplió la edad que pone como límite la Constitución Nacional. Además, denunció que en los últimos cuatro años sufrió una campaña de difamación y persecución.

"Motiva la presente la circunstancia de encontrarme comprendido en la manda del Art. 99 Inc. 4 última parte de la Constitución Nacional y su actual interpretación por la C.S.J.N (caso Schiffrin). Y también por el hastío, aunque sin haber quebrado mi voluntad, de haber sufrido estos últimos cuatro años una feroz campaña de difamación y persecución mediática/política de medios y diversas agencias que respondían al gobierno de entonces, como empieza a saberse en estos días”.

Así comienza la carta que el ahora exjuez Rodolfo Canicoba Corral le dirigió al Presidente Alberto Fernández para comunicarle su renuncia luego de más de 27 años en el cargo y tras cumplir 75 años, edad límite que establece la Constitución Nacional. La noticia de la renuncia, que se hará efectiva el 29 de julio, se conoció y confirmó en las últimas horas del lunes.

En la carta, llamó la atención la denuncia que Canicoba Corral realiza. Allí, le cuenta al Presidente que en los últimos cuatro años, en los que gobernó Mauricio Macri, sufrió una campaña de difamación y persecución.

Sus referencias al gobierno anterior no quedaron solo allí. Canicoba Corral realizó ayer en declaraciones radiales más apreciaciones de lo que significaron para su persona los últimos cuatro años de su vida.

Con su renuncia, quedarán vacantes tres de los doce juzgados de instrucción del fuero federal porteño, que funciona en Comodoro Py 2002 y donde se concentran las causas por corrupción abiertas a funcionarios públicos nacionales.

Canicoba Corral está actualmente a cargo de su juzgado, el Federal 6, y también del 12, subrogado por él desde que su anterior titular, Sergio Torres, fue nombrado integrante de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires.

Cuando su renuncia sea aceptada por el Poder Ejecutivo y se concrete, la Cámara Federal porteña deberá sortear un juez subrogante para su juzgado y para el 12, con lo que el caso AMIA, entre otros expedientes, tendrá un nuevo magistrado a cargo, a días de cumplirse 26 años del atentado que todavía permanece impune.

El renunciante magistrado tiene, a su vez, varias denuncias abiertas en el Consejo de la Magistratura, todas ellas vinculadas a su patrimonio y su desempeño en causas judiciales, que no avanzarían en caso de aceptarse la renuncia.

Sin embargo, la denuncia al gobierno anterior no quedó solo en la carta. En declaraciones radiales, el exjuez afirmó: “Cuando asumió Macri me pidieron la renuncia. Otros aceptaron, yo no”.

Además, se refirió a la causa de espionaje ilegal de la AFI y afirmó que no tiene “dudas” de que él mismo fue blanco del espionaje ilegal. El juez evaluó que “si bien es cierto que los servicios de inteligencia tienen un grado de autonomía, no es menos cierto que en última instancia se responde al jefe”, al ser consultado sobre si pensaba que el expresidente Macri pudo estar detrás de esas maniobras.

Seguir leyendo...

Por último, el magistrado adelantó que demandará a los medios que lo ubican al “borde del juicio político”, ya que afirma que eso es “falso”, y explicó que renunció al cargo, pero seguirá en funciones hasta que se acepte su dimisión. “Los medios dicen que me voy

al borde del juicio político, lo cual es falso y me voy a dedicar a demandar a esta gente”, finalizó.

Noticias Relacionadas