En los últimos 19 meses salieron del país más de U$S 40.000 millones

En la era Macri, se fugaron 68 millones de dólares cada 24 horas

En los últimos 19 meses, salieron del país poco más de 40.000 millones de la moneda norteamericana, ocasionando un grave perjuicio a la economía nacional. Especialistas advierten por la desinversión, el nivel creciente de emisión de deuda y la especulación financiera. Fuerte preocupación entre las autoridades

Desde su asunción el 10 de diciembre de 2015, el gobierno de Mauricio Macri se ha visto atravesado por una espiral económica que ha llevado a que los problemas sociales se hayan agravado, impactando con mayor dureza en los sectores más vulnerables de la población. Las políticas económicas oficiales han hecho que los números de la macroeconomía se hayan resentido sobremanera, afectando de lleno las promesas del Gobierno de sembrar “brotes verdes” en el andamiaje económico nacional.

Uno de los problemas fundamentales que en vez de solucionarse se han incrementado bajo la administración de Cambiemos es el de la fuga de capitales, ya que en los últimos 19 meses han salido del país poco más de 40.000 millones de dólares, lo que representa US$ 68 millones cada 24 horas.

Especialistas consultados por diario Hoy advirtieron que esto puede ocasionar un problema mayor para la economía nacional, ya que gran parte de ese dinero fugado ha sido comprado en el mercado legal de dólares, por lo cual el endeudamiento al que ha sometido el gobierno macrista a la Argentina ha servido para financiar esta demanda de dólares, generando una fuerte desinversión y especulación financiera “que puede explotar en cualquier momento”.

De acuerdo a datos oficiales brindados por el Ministerio de Hacienda que conduce Nicolás Dujovne, en el primer semestre de 2017 la cifra  enviada al exterior trepó a casi 15.000 millones de dólares, un 45% más que el dinero fugado el año pasado. Además, el 75% de lo salido corresponde a remesas de multinacionales a sus casas matrices.

El promedio mensual de dólares enviados al exterior supera hoy los US$ 2.000 millones, cuando este promedio en 2015 era de US$ 590 millones, mostrando la magnitud de un fenómeno que en vez de reducirse se ha incrementado de sobremanera bajo el mandato macrista.

Gravedad extrema

Para los expertos, la emisión y toma de deuda es clave a la hora de entender esta problemática. En lo que va de la gestión de Macri, la deuda externa se ha incrementado en más de US$ 60.000 millones, con el agravante de que el 50% del endeudamiento nacional fue destinado a financiar la demanda de dólares y no a proyectos productivos para el crecimiento del país.

Seguir leyendo...

Con un mercado estancado, una baja considerable en el consumo nacional, una apertura indiscriminada de las importaciones que golpea de lleno en el sector productivo nacional, una disminución en el empleo y una pérdida sustancial en el poder adquisitivo de los trabajadores, los especialistas sostienen que aquellos que tienen ganancias en dólares deciden guardarlos y atesorarlos en el exterior, antes que invertir en el crecimiento del país.

A raíz de los poco más de US$ 40.000 millones fugados de la Argentina entre diciembre de 2015 y junio de 2017 en el plazo de 19 meses, se han ido prácticamente el equivalente al 80% de los US$ 47.096 millones de reservas que tiene hoy el Banco Central, causando fuerte preocupación en las autoridades económicas, que ven que, en caso de no solucionar esto al corto plazo, se les puede complicar el futuro más temprano que tarde.

A eso se le agrega otro problema no resuelto por parte del Ejecutivo, como lo son los más de US$ 100.000 millones pertenecientes a argentinos que siguen en el exterior sin ser blanqueados. Así, a pesar del sinceramiento fiscal que el propio Gobierno presentó como un “éxito”, todavía no se ha logrado reinstalar la confianza en el rumbo de la economía nacional.

Cifras de una realidad ineludible

US$ 100.000 millones pertenecientes a argentinos siguen  sin ser blanqueados

US$ 60.000 millones, la deuda externa tomada por el país bajo el gobierno de Macri

US$ 40.000 millones se han fugado del país en los últimos 19 meses

US$ 2.000 millones, el promedio mensual que salió en 2017

45% creció este año la partida de dinero al extranjero con respecto a 2016

50% del endeudamiento nacional fue destinado a financiar la demanda de dólares

75% del dinero salido corresponde a remesas de multinacionales a sus casas matrices 

80% del total de reservas del BCRA representa la salida de capitales al exterior

Fondos para la timba y no para la producción

El estancamiento económico y la apertura de la economía nacional para los intereses internacionales han llevado a que el mercado argentino esté regido por unas reglas poco claras, donde es más fácil hacer dinero especulando que invirtiendo en nuestro país.

Datos proporcionados por las propias autoridades del Ministerio de Hacienda señalan que solo el 19% de los capitales que ingresaron al país fueron destinados a inversiones productivas, mientras que el 81% restante ha ido a parar a la denominada bicicleta financiera, principalmente a la compra de bonos públicos como las Lebac que licita el Banco Central o las Letes del Tesoro nacional.

Las preocupaciones dentro de las autoridades económicas se dan por el hecho de que solo el 7% de los más de US$ 110.000 ingresados por el Blanqueo de Capitales fue a inversión directa y real, mientras que el 0,3% del dinero del blanqueo fue destinado a inversiones en infraestructura.

A esta situación se le suma que el 25% del déficit de la cuenta corriente se financia con la Inversión Extranjera Directa, cifra que tiende a agrandarse con la decisión de las firmas transnacionales de enviar sus remesas a las casas matrices, no invirtiendo así sus ganancias en suelo nacional.

Qué pasaría si el dinero se invirtiera en el país

Con los 68 millones de dólares que se fugan por día de la Argentina, que son alrededor de $1.224 millones al tipo de cambio oficial, nuestro país podría invertir en la construcción de hospitales, escuelas, viviendas populares o cárceles, lo cual paliaría las necesidades básicas de millones de ciudadanos y traería cierto bienestar a una sociedad atravesada por la crisis.

Uno de los temas más caros al sentimiento nacional es sin dudas el de la salud. Con el dinero que sale diariamente del sistema financiero nacional para ser resguardado en el extranjero, se podrían construir por jornada cuatro hospitales de alta complejidad de 700 metros cuadrados, con mil camas y quirófanos de alta tecnología a su interior. 

Otro de los problemas que podrían solucionarse es el de la vivienda, que hoy tiene un déficit de más de 4 millones a lo largo del territorio nacional. Con esos 68 millones de dólares, se lograría edificar 2.000 casas sociales de 50 metros cuadrados, que hoy le cuestan al Go­bierno alrededor de 600.000 pesos cada una, lo que hubiese representado más de 1.100.000 moradas en los últimos 19 meses.

Otro asunto sensible en la Argentina es sin dudas el de la Educación. La falta de colegios, con la realidad habitual de chicos hacinados en edificios que se vienen abajo, se repite en todo el país. Los 1.224 millones de pesos que salen por día del país podrían haber servido para construir siete colegios o 48 jardines de infantes cada 24 horas.

Caminos y rutas en malas condiciones es otra de las problemáticas que se viven cotidianamente en el territorio nacional. Si los dólares que se escapan de la Argentina se invirtieran en nuestro suelo en obras viales, se podrían hacer más de 1.200 cuadras de asfalto o 120 kilómetros de pavimento para rutas por jornada.

Ese dinero que sale del país también podría ser utilizado para dar solución a uno de los temas que encabeza el ranking de preocupaciones de la sociedad en todas las encuestas, como lo es el de la inseguridad. Esos US$ 68 millones servirían para comprar diariamente más de 1.000 patrulleros blindados para recorrer las calles argentinas, así como también se podrían usar para construir por día una unidad carcelaria modelo para albergar a mil internos.

Algunos simples ejemplos de lo que podría llegar a realizarse en suelo nacional si el dinero que sale del país por día fuera invertido para brindar un mejor nivel de vida y trabajo digno a los más de 44 millones de argentinos que sufren a diario las inclemencias de la economía.

“La verde divisa huye y las deudas quedan en la nación”

José Castillo - Economista. Profesor e investigador en la UBA

“Se fugaron más de 40.000 millones de dólares porque ingresó vía endeudamiento esa misma masa de dinero. Es decir, desde fines de 2015 está entrando nueva deuda externa, y casi la mitad de la misma se fugó de la Argentina, mientras que la otra parte se usó para pagar deuda anterior. Además, se utiliza dentro del país para la bicicleta financiera.

El mecanismo de fuga tiene que ver con que el gobierno de Mauricio Macri desarmó todos los mecanismos regulatorios que mantenía el Banco Central con respecto a la entrada y salida de capitales. La verde divisa se va, huye, y las deudas le quedan a la Argentina, que nunca vio ese dinero ni lo pudo usar. Ese es uno de los mecanismos tradicionales del endeudamiento externo y de uso de ese endeudamiento en la Argentina por parte del neoliberalismo”.

“El turismo de argentinos en el exterior redunda en salidas netas de divisas” 

Martín Simonetta - Profesor en la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES)

“La Argentina no ha logrado dar un salto cualitativo en materia de atracción de inversiones en la economía real. La dificultad para implementar reformas profundas que incrementen el nivel de competitividad de la economía tiene que ver con la baja capacidad parlamentaria de implementar medidas por parte del oficialismo.

Además, la inversión que ha llegado a la Argentina tiene que ver con la especulación financiera, enfocada más en la compra de bonos públicos que en la inversión en la economía real. Finalmente, el retraso cambiario, que en los últimos días se ha ido acortando como consecuencia de la suba del dólar, operó negativamente sobre la competitividad de la producción nacional, abarató las importaciones, así como el turismo de argentinos en el exterior, que redunda en salidas netas de divisas”.

“La gente tiene dudas sobre el éxito del programa económico oficial”

Arnaldo Bocco - Expresidente del Banco Central

“El proceso de fuga se inició hace bastante tiempo, pero hace prácticamente más de seis meses que viene en un promedio muy alto, y totaliza casi un récord para la historia argentina en un año y medio, ya que llegó a los 40.000 millones de dólares. 

El Estado ha dado plena libertad. Lo que es más grave es que la cantidad de dólares que se venden en el mercado negro es igual a lo que se moviliza en el mercado legal. En estos días hay una gran demanda de dólares, pero hay una sospecha de que los bancos no están vendiendo moneda norteamericana por temor a una devaluación aún más alta de la que se viene dando.

Lo que debería hacer el Estado es tener una política económica que lleve tranquilidad a la gente. 

Pero con el nivel de cierre de empresas que hay en el país, la cantidad de desocupación, la caída de salarios y el poder de compra que han perdido los jubilados, hay una importante cantidad de gente que tiene dudas sobre el éxito que puede llegar a tener el programa económico oficial”.

Noticias Relacionadas