ENTREVISTA EXCLUSIVA

Adrián Barilari: “Se hace un concurso de canto y gana siempre el que peor canta”

Así piensa el cantante sobre la proliferación de programas con celebridades. Él se enfoca en su carrera solista con un lanzamiento que demostrará otras facetas musicales.

Adrián Barilari acaba de editar, por el sello Impronta Music, Barilari x 3. Volumen 1, que abarca un amplio espectro de melodías que van desde el rock y el metal, pasando por el pop internacional, hasta el tango, donde hace su esperado debut. Diario Hoy dialogó con él para saber detalles del lanzamiento y reflexionar sobre los certámenes televisivos con famosos.

—El álbum te presenta dividido en tres facetas, ¿cómo conviven en vos?
—Siempre desde muy chico me gustó cantar, soy netamente cantante, y con el paso de los años interpreté de todo. Empecé cantando tangos, en la primaria hice folclore y canté de niño en todos los actos patrios todos los himnos habidos y por haber. Tuve bandas de folk rock, melódicas, en la adolescencia, de rock nacional, pesado. He cantado hasta canciones operísticas jugando con la voz. Llegó a este punto porque me gusta cantar, y todo lo que se me pone en frente, cantar para mí es un desafío y trato de hacerlo bien, porque me gusta hacerlo y lo hago para sentirme bien y estar mejor. El mundo de la música es tan amplio que no discrimina, uno discrimina a la música.

—O te encasillan…
—En algún momento yo lo pasé, pero aprendí que uno tiene que hacer lo que más le gusta, y yo crecí con música de los ochenta, en mi familia con la marcha peronista, por muchos años, que es música, más allá de la política. Mi infancia, adolescencia, estuvo rodeada de música, y cuando había alguna banda, terminaba cantando con ellos, pero no por un género particular. La vida luego me llevó a ser cantante de una banda tan importante como Rata Blanca y ser el frontman de esta gran banda hasta el día de hoy, por suerte la gente me descubrió cantando heavy metal o hard rock, pero en mi esencia siempre canté todo lo que pude.

—Uno no imaginaba escucharte cantando tango. ¿Cuál es tu relación con este género?
—Desde los cinco o seis años estoy relacionado. Mi tío era bandoneonista, fanático del tango, de Gardel, de Julio Sosa, de todo lo de la época, me hacía cantar tangos y me grababa y yo jugaba con eso. Trataba de imitar la voz de los tangueros, o cantar sobre las guitarras, yo no entendía las letras, claro, pero con el paso del tiempo empecé a sentirlo, porque no hace falta cantarlo, el tango se puede hablar, como Goyeneche, interpretarlo desde las entrañas. Así comenzó todo, desde chico, y siempre en mi vida hubo un tango de por medio. Por eso llegó esta oportunidad de grabar estas canciones en vivo, con músicos en vivo, de una sola toma, al igual que las otras canciones del disco, canciones de heavy metal clásicas de mi carrera y la parte de canciones doradas con una banda que tengo que hace hits de los años ochenta.

Seguir leyendo...

—¿El confinamiento disparó la idea de avanzar con el proyecto?
—Yo antes del confinamiento estaba de gira con la banda que hacemos canciones de los ochenta. Después todo se empezó a demorar, y me comencé a volver loco por el encierro, así que desempolvé la guitarra, empecé e cantar y subirlo a mis redes, 40 o 50 canciones, y me llamó mi mánager y me dijo que hiciéramos algo. Empecé con la banda de rock, las canciones doradas, y luego el cuarteto de tango. Irán saliendo las canciones por secciones, hasta fin de año revelando las canciones que cantamos.

—¿Fue difícil la selección?
—No, las canciones clásicas son de mis propios discos, de canciones doradas elegimos algunas que ya estaban en el disco y otras que tocábamos en la gira. En cuanto a tango, elegí con los que crecí, como Nostalgias, Volver, Cambalache, Sur, clásicos que están en el inconsciente de la gente de más de 30, no estoy inventando nada, simplemente dándome un gusto personal.

—¿Cuál es el secreto para mantenerte vigente?
—Yo soy c... inquieto. Pensé que en pandemia me iba a guardar mucho. Sí se guardó Rata Blanca, porque es una banda con una técnica grande para moverla. Pero yo no me puedo dar el lujo de esperar que todo pase, y no pasa, es como el verdulero o el carnicero, o abre o cierra, y yo no quiero cerrar. Me daba miedo no cantar más, entonces así empecé a compartir canciones con la guitarra. En tiempos en donde todo va tan rápido, si no hacés nada, probablemente desaparezcas. Tengo una carrera muy rica de mi pasado y quiero seguir haciendo cosas y cumpliendo sueños, no quiero esperar a ver cuándo podremos volver salir a tocar.

—En tiempos de realities con famosos, tanto de canto como de baile, de costura, de cocina, ¿aceptarías formar parte de alguno de esos ­certámenes?
—Yo cocino, he subido cosas a mis redes, por diversión, lo único que me atrevería a hacer es algo en donde me mueva bien, como pez en el agua. Lo mío es cantar, me preguntaron para estar de jurado en algún certamen, pero no me imaginaría nada de lo demás, ni cocinando ni nada. Tengo miedo al ridículo, no me gusta, no me hace falta, sé que muchos artistas aprovechan la oportunidad de estar, y bienvenido. Hay que saber dónde ubicarse, a esta altura de mi vida puedo elegir dónde quiero estar, no iría a bailar a la televisión, no es lo mío y pasaría vergüenza, no creo que Hernán Piquín cante si le decís, pero sí baila. Después también está lo otro que se hace un concurso de canto y gana siempre el que peor canta, eso no me gustaría. Si tuviera que ser jurado, me pelearía con todo el mundo, porque hay cosas que están arregladas y lamentablemente no podés ir en contra de eso, pero no, no iría a un lugar donde no estaría cómodo y no haría lo que a mí me gusta hacer.

Noticias Relacionadas