Entrevista Exclusiva

“La lucha por la igualdad de género es algo cotidiano y se manifiesta en mis canciones”

En diálogo con Hoy, Carmen Sánchez Viamonte reveló cuáles son sus fuentes de inspiración en estos tiempos y presentó sus proyectos.

Curiosa, repleta de talento y distinción, la joven platense Carmen Sánchez Viamonte se desempeña como solista pero también integra una formación musical junto a sus amigos y colegas. En diálogo con este multimedio, la artista recorrió su trayectoria, reflexionó sobre los tiempos imperantes de cambios y aperturas de género y adelantó detalles de las propuestas en las que está trabajando.

—Desde la llegada de la pandemia, las actividades inherentes al espectáculo y la cultura debieron repensarse y ser llevadas a cabo bajo otros modos de producción. En este contexto, ¿qué sensaciones te merece este estadio inusual? ¿Y cómo lo abocás al arte?

—Curiosamente, esta situación me ha despertado más sensaciones positivas de lo esperado. Creo que ha ayudado a muchos a poner en perspectiva lo que es verdaderamente importante, y eso inevitablemente me da cierta esperanza para el futuro. Como sé que no es el caso de todos, intento transmitir eso en las canciones nuevas; si mis canciones siempre significaron una forma de compañía (en primera instancia para mí y después para quienes lo deseen), hoy son una palmadita amiga en la espalda que recuerda que, entre tanta mierda, también está el amor.

—Dado el freno de los shows y las presentaciones, ¿de qué manera intentan sobrevivir en relación a la carrera? ¿Cómo se hace para permanecer en boga?

—Lo que siempre me “salvó” dentro de mi carrera, ante esta o cualquier adversidad pasada, fue seguir haciendo, movida por el deseo y no tanto por lo que se piensa o espera de afuera; quitar la presión de permanecer en boga e intentar concentrarme en ese lugar primario del que surgen las canciones (siempre teniendo muy presente el privilegio que significa poder elegir).
Quisiera destacar también, en este punto, la importancia de las redes de apoyo en circunstancias así; creo que otra cosa importante que ha demostrado este período es que, sin empatía y solidaridad, nos extinguimos. Para contrarrestar la balanza del individualismo y el “yo puedo todo solo” llegan las redes de contención a recordarnos su relevancia.

—Desde el recorrido por los escenarios, ya sea como solista o junto a tu banda, La Sánchez Viamonte, ¿qué podés contarnos sobre la trayectoria realizada?

—Puedo contar que tengo dos discos solistas. El primero titulado Episodios del deshielo fue publicado en el 2018, mientras que Eva surgió al año siguiente, más precisamente en el 2019. Asimismo también produjimos uno homónimo junto a mi banda La Sánchez Viamonte. Tiempo después, lanzamos dos singles posteriores. Todo está listo para disfrutar y escuchar en todas las plataformas digitales. También les deslizo que, en julio, sacaremos nuevo material, así que las invito a seguirnos a través de redes sociales para mantenerse al tanto.

Seguir leyendo...

—En tiempos de empoderamiento y militancias de género, ¿cómo te adherís a la lucha y batalla cotidiana en pos de cambios y aperturas posibles?

—Desde mi lugar, enfatizo el poder que implica tener un micrófono delante, que tantas veces dicho poder es utilizado con vergonzosa irresponsabilidad por parte de algunos colegas. El hecho de que la lucha por la igualdad de género sea algo tan cotidiano hace que se manifieste en mis canciones inevitablemente, porque son de alguna forma autorretratos que voy haciendo de momentos de mi vida, pero también son mensajes; me importa transmitir mis ideales en ellas, de distintas maneras. Creo que el feminismo, en nuestro ámbito, ya se da en sí mismo por el hecho de ser una mujer que se abre camino en un ambiente históricamente patriarcal como es el rock, pero que afortunadamente va mutando poco a poco, formando inmensas redes con otras mujeres y disidencias que transitan por la misma situación. También concientizando, contando nuestras historias y dejando en claro que estas luchas no son solo “cosa nuestra”; es necesario que los hombres se involucren en ello también, desde los lugares que les corresponde, para que el problema verdaderamente cambie de raíz.

Noticias Relacionadas