Presentan en la Feria del Libro una obra que rastrea el espionaje ilegal durante el macrismo

El libro de la periodista platense desenmascara el entramado macrista.

Espiados, un libro que narra la causa de espionaje ilegal en la Argentina que investigó el juez Alejo Ramos Padilla durante 2019 y 2020, será presentado por su autora, la periodista María Belén Bartoli, el próximo lunes a las 20.30 en la sala Alejandra Pizarnik de la Feria del Libro de Buenos Aires.

Bartoli, que tuvo su paso como trabajadora de diario Hoy, indicó que el texto está narrado como una novela entre espías, “tiene dos protagonistas contemporáneos y antagónicos: por un lado, un juez, Alejo Ramos Padilla, con una militancia muy marcada por los derechos humanos; y por otro lado, Marcelo Sebastián D’Alessio, un gran agente de inteligencia que trabajaba de manera paralela a la AFI”.

“Ambos personajes, antagónicos al cien por ciento, verán sus vidas cruzadas por una denuncia que los tendrá en veredas enfrentadas”, indicó.

“El libro es el abecé del mundo del espionaje ilegal durante la gestión de Mauricio Macri, que tan vigente sigue y por el cual, a la fecha, hay una docena de denuncias en distintos juzgados. La investigación se enmarca en el contexto social, cultural, económico y político que vivió el país durante los turbulentos 24 meses de 2019 y 2020”, planteó la periodista.

Bartoli añadió que “la causa judicial posee un Watergate en sí mismo y revela la aplicación del lawfare al extremo, lo que permite avizorar que, detrás de ­D’Alessio, estuvieron otros sectores y hasta hubo intereses internacionales para permear y debilitar el sistema democrático argentino”.

El libro cuenta con el prólogo del periodista y escritor Santiago O’Donnell, quien señala que “esta historia empieza con un falso abogado, falso agente de la DEA, falso contador y falso agente del servicio de inteligencia argentino”.

“Pero ese es solo el comienzo. Resulta que este falso todo tiene contactos muy reales y muy valiosos en la Justicia, el aparato de inteligencia local e internacional y los principales medios de comunicación del país. Y que el falso todo usa esos contactos, y la información que esos contactos le proveen, para ejercer su oficio de extorsionador y traficante de influencias. A la cuarta, quinta extorsión alguien lo graba alardeando de su amistad con un influyente periodista y reuniéndose con un poderoso fiscal en pleno veraneo”, apuntó.

Noticias Relacionadas