Bahía Blanca

Privatizaron líneas de colectivos y estalló la polémica

El intendente Héctor Gay transfirió dos líneas que explotaba el Municipio a una empresa privada, sin licitación. El argumento es que la Comuna no estaba en condiciones de afrontar los costos en tiempos de pandemia.

La decisión del intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay (Juntos por el Cambio), de entregar a una empresa privada la explotación de dos de las tres líneas de colectivos en manos del Municipio, sin mediar licitación pública, despertó críticas y suspicacias. La Comuna dice que no puede afrontar los gastos de mantener el transporte funcionando en el contexto de la pandemia, pero se quedó justamente con la línea que es deficitaria, afirman los detractores de la medida.

Gay, que ya había anunciado su intención de privatizar líneas de colectivos, le transfirió a la empresa San Gabriel, propiedad de Gabriel Chiuccariello, las líneas de transporte público 502 y 504, que hasta ahora operaba el Municipio. Contradijo así lo que había anunciado el año pasado: que, si decidía desprenderse del servicio de colectivos para cederlo a empresas privadas, lo haría repartiendo las líneas entre las compañías que ya formaban parte del sistema o bien a través de licitaciones públicas.

Seguir leyendo...

No hubo licitación, y eso le huele mal a la oposición

Diario Hoy envió varios mensajes al intendente Gay para consultarlo por este tema. El jefe comunal no respondió.

Hasta ahora, el transporte de colectivos en Bahía Blanca estaba totalmente a cargo de Bahía Transporte, Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria (BT Sapem), una entidad de propiedad 98% estatal y 2% privada, compuesta por la Municipalidad y el Polo Tecnológico Bahía Blanca, una asociación que nuclea a varias entidades, entre ellas la Unión Industrial bahiense y la Corporación del Comercio, Industria y Servicios.

La compañía San Gabriel se quedó ahora con la explotación de las líneas 502 y 504, y la Sapem con la 519A, que da pérdida.

“Ceder las dos líneas es una decisión de nuestro accionista mayoritario, que es el Municipio. El último año en pandemia el transporte en general sufrió un golpe muy fuerte. Nuestros ingresos eran menores que nuestros gastos salariales, en combustible y repuestos”, explicó a una radio bahiense el actual presidente de BT Sapem, Federico Hartfield. “El Municipio ayudó muchísimo pero decidió ceder las líneas para que la inversión sea menor”.
En la apertura de sesiones del Concejo Deliberante de este año, el lunes pasado, el intendente Gay dijo que el traspaso “fue beneficioso” para el Municipio y que las líneas “no daban resultados”. Por su parte, San Gabriel “siempre ha prestado un buen servicio” y al recibir la 502 y la 504 asumió el “compromiso de incluir nuevas unidades”, subrayó el jefe comunal.

Ramiro Villalba, que fue concejal por el Frente para la Victoria durante la gestión de Gustavo Bevilacqua (un kirchnerista que derivó al massismo) e incluso intendente interino de Bahía Blanca en 2014, escribió en la red social Twitter que “a simple vista pareciera una gauchada a San Gabriel y un subsidio encubierto al sistema”.

Según Villalba, de las tres líneas bajo su órbita (la 502, la 504 y la 519A), solo una ha sido históricamente deficitaria, y el Municipio decidió desprenderse de las otras dos.

Estas decisiones “deberían ser con procesos más claros y abiertos”, escribió Villalba, y se preguntó: “¿Por qué la 502 y la 504 a San Gabriel? ¿Por qué la 519A queda en Sapem? ¿Hubo un sondeo con otra/s empresa/s o es un acuerdo discrecional entre la MBB (Municipalidad de Bahía Blanca) y un privado? En fin, estaría bueno que se clarifique”.

Por su parte, Fabián Lliteras (Frente Renovador), que fue presidente de la entidad de capitales mixtos durante la intendencia de Bevilacqua, dijo que “la intención es desguazar a la Sapem” y cuestionó al jefe comunal por adoptar esa medida “entre gallos y medianoche”. Así lo dijo en una entrevista en la que afirmó: “Me suena muy oscuro y raro beneficiar a una empresa privada dándole la línea estrella” (la 502). Esa decisión “requiere una explicación del intendente”, añadió.

El concejal Walter Larrea, del Frente de Todos, quien también es integrante de BT Sapem, planteó varias dudas respecto de la forma en que se entregaron las líneas. “Hasta hoy (por ayer), ni siquiera nos dijeron a qué valor vendieron los colectivos”, dijo a la prensa. Tampoco fue informado de la cantidad de empleados que se transfirieron a la empresa San Gabriel.

Noticias Relacionadas