Tras los anuncios de CFK se acentúa la crisis

Los nuevos anuncios presidenciales arrojaron más leña al fuego. La crisis económica se agudiza y los especialistas advierten que podría empeorar. Inflación, desempleo, default y un dólar por las nubes conforman una bomba a punto de estallar

Seguir leyendo...

La crisis de la deuda ya lleva poco más de 65 días y en ese lapso el gobierno nacional, conducido por Cristina Fernández de Kirchner, ha dado sobradas muestras de su incapacidad para tomar decisiones que tiendan a resolver el conflicto y morigerar la preocupante situación económica que vive el país. En los últimos días, una vez más, la presidenta argentina y su equipo de funcionarios han dejado en claro que las decisiones llegan por espasmos y como parte de una serie de improvisadas políticas, diseñadas a medida que la crisis financiera se agrava.

Los anuncios realizados por la funcionaria en la noche del martes y las recientes declaraciones del propio ministro de Economía, Axel Kicillof, dejaron muchas más dudas que certezas e incentivaron la incertidumbre. Al tiempo que la actividad económica se retrae y la inflación crece, los ahorristas depositan sus esperanzas en el dólar. Mientras tanto la divisa avanza sin control y continúa rompiendo récords.

“Hay una gran cantidad de problemas que están tirando en contra en este momento. Básicamente tenemos una economía que está en recesión y una inflación creciente, lo cual es la peor de las combinaciones posibles y lo que en economía se denomina estanflación”, aseguró a Hoy el economista Juan Dumas. El especialista aseguró además que “por ahora no hay nada que indique que eso vaya a cambiar, sino todo lo contrario, que de hecho esta situación se va a agudizar”.

De acuerdo con Dumas las medidas impulsadas por el kirchnerismo no hacen más que acentuar estos problemas y mantienen al país alejado de los mercados internacionales y del financiamiento externo, tan necesarios para reactivar la deteriorada economía nacional.

Todo forma parte de un destructivo círculo vicioso en el que los más perjudicados son, siempre, los trabajadores y ciudadanos más humildes (ver página 6). Las consultoras privadas estiman que en lo que va del año se perdieron unos 190 mil puestos de trabajo y para finales de 2014 se espera que la inflación alcance cerca del 40%. Mientras tanto, miles de argentinos luchan cada día por hacer rendir un salario que no alcanza (ver página 12).

“En este momento cuesta mucho encontrar indicadores que muestren aspectos positivos y lo va a seguir siendo hasta que, probablemente, no haya un cambio de gobierno que a su vez modifique las expectativas de la gente”, sentenció el exSubsecretario de Comercio Exterior en diálogo con este medio. La realidad confirma al economista, aunque el kirchnerismo ya ha dejado en claro que, por un lado, ya dio por finalizadas las negociaciones con los fondos buitres y, por otro, que está dispuesto a enfrentar las consecuencias de un posible desacato dictado por la Justicia norteamericana.

Las falacias de la mal llamada década ganada vuelven a salir a la luz. Tras años de pésimas políticas, serios problemas económicos comienzan a golpear con una fuerza implacable a la Argentina. Hoy, cuando lo que hace falta es mesura, previsión y confianza, el Gobierno K ha elegido arrojar más leña al fuego y, fiel a su estilo, volvió a tomar medidas destinadas al fracaso.

El dólar se dispara y amenaza con seguir subiendo

El dólar no da respiro. Ayer la cotización en el mercado paralelo de la divisa volvió a dispararse descontroladamente y alcanzó un nuevo récord histórico. En pocas horas la divisa aumentó poco más de 20 centavos y se ubicó en los 13,55 pesos por unidad. Las causas son muchas: la brutal caída de las exportaciones, las bajas tasas de interés, la desmedida emisión monetaria para sustentar el desmesurado gasto público, la inflación y, por sobre todo, la desconfianza.

“El aumento del dólar es un resultado típico de un proceso de incertidumbre, los anuncios de la presidenta suman a eso y es inevitable que esto se refleje en el dólar. Todo sin dejar de tener en cuenta que el Gobierno tiene un gasto público desbordado, emitiendo dinero descontroladamente. Todo eso es nafta para el fuego”, explicó a Hoy el economista Juan Dumas.

Por su parte, el economista y director del Instituto para el Desarrollo Social Argentino, Jorge Colina, señaló a este medio que “en la medida que no mejoren las condiciones para exportar, no se solucionen los problemas con los acreedores externos y haya más pesos por cantidad de dólares, el dólar va a subir”. “Si además bajan las tasas de interés, va a haber una mayor presión para que el dólar suba. Esto es lo que estamos viendo con el dólar paralelo, que ya pasó los trece pesos y está llegando a $ 13,60”, concluyó.

El diagnóstico es unánime entre los economistas: la divisa norteamericana seguirá subiendo, acompañando el incremento generalizado de los precios. “Tendrá sus altibajos, dependiendo de las expectativas de las personas, pero en términos generales seguirá el camino de la inflación. En la medida en que no se aplaque ese problema y no se genere una realidad en la que más o menos sepamos a dónde vamos, la gente va a buscar refugio y el dólar es el refugio tradicional de los argentinos”, concluyó Dumas.

Noticias Relacionadas