Entrevista Exclusiva

Eddie Murphy: “Nuestra película habla de la familia, el amor y de hacer las cosas correctas”

El carismático y exitoso intérprete continuará la historia de Un príncipe en Nueva York, en la que se lucen el poder del amor, la amistad y la fuerza de la cultura afroamericana.

El regreso a las pantallas de Eddie Murphy es nada más ni nada menos que con la continuación de Un príncipe de Nueva York, película que sigue siendo recordada por los fanáticos del comediante y las nuevas generaciones.

Por el estreno de la secuela, que se realizará de manera global por Amazon Prime Video el próximo viernes, diario Hoy dialogó en exclusiva con Murphy, quien además de protagonizarla, participó en la producción y también revisó la historia, en donde las mujeres tendrán gran protagonismo.

Hace 30 años conocíamos al Príncipe de Zamunda, un ficticio reino africano en donde, al cumplir 21 años, el heredero del trono, debía casarse en una boda arreglada por familias. Pero Akeem no quería hacer eso, por lo que decidía viajar junto a su confidente Semmi (Arsenio Hall) hacia Estados Unidos para conocer a la mujer de su vida.



Eddie Murphy era el protagonista y pionero de una película de 40 millones de color, con elenco íntegro de actores afroamericanos, y que se convertía en un fenómeno global con alrededor de 240 millones recaudados en la taquilla. Seguramente el carisma de Murphy, forjado en los clubes de humor, Saturday Night Live, y que venía de protagonizar éxitos como Un detective suelto en Hollywood y De mendigo a millonario, fueron clave para traccionar a las audiencias a las salas. Pero principalmente, la fuerza de la historia, el casting, y tener en primera plana a la cultura afroamericana, sirvieron para que hasta hoy en día, la propuesta de Un príncipe en Nueva York siga vigente.

—Si bien volver al universo de la película te llevó más de 30 años, sé que lograr esta secuela fue un arduo proceso de cinco años ¿cómo fue ese viaje? ¿Cómo fue volver a Zamunda?

—Después de tres borradores de guion, aproximadamente, es cuando dije, estoy, porque sentí que tenía la estructura organizada, los hilos narrativos, sabía que tenía una película y que había que hacerla y que había que aggiornarla y sumar energía joven en ella.

—En la propuesta sumaste, afortunadamente, a la mayor parte de aquellos que participaron de la primera parte de Un príncipe en Nueva York, ¿fue esto algo que querías hacer?

—Sí, quería traer a todos de vuelta, me mantuve en contacto todos estos años con ellos y quería que todo tuviera un final feliz. Y sumamos nuevos personajes como el que hace Leslie, que interpreta a la hermana del ladrón, personaje de Samuel Jackson en la primera película.

—Durante años, tus películas acompañan a varias generaciones, esa es la clave de tu permanencia….

—Lo sé, es mucho tiempo

—Como en muchas de tus producciones acá también jugás con el maquillaje para encarnar a otros personajes…

—Originalmente iba a interpretar más personajes, pero pensé sólo lo que iba a llevarme todo el proceso, que desistí, de hecho uno de los que iba a hacer lo terminó haciendo Arsenio Hall, además de su personaje. Y otro también lo iba a hacer y terminamos llamando a Wesley Snipes.

Seguir leyendo...

—¿Sos consciente del legado de esta película que se representa en la cultura popular afroamericana? Son muy pocas las que consiguen este punto…

—Un príncipe en Nueva York fue la primera película de la historia del cine con un elenco completamente negro y exitosa en todo el mundo, la primera, y no hubo muchas más, las contás con los dedos de una mano. Muchas veces el problema es que contamos cosas de nuestro país, sí hablamos de racismo, de lo que cuesta todo siendo negro, temas sociales, pero muy localmente, y al resto del mundo eso no le interesa. Un príncipe en Nueva York no es eso, nuestra película habla de la familia, el amor, hacer las cosas correctas y la tradición. Esta locura con imágenes hermosas, reyes negros, princesas, castillos, creo que sólo Pantera Negra recuperó ese espíritu, con reyes y legado, y ahora la tercera es Un príncipe en Nueva York. Contamos historias de personas, temas sin tiempo, que siempre gustan como el amor, el matrimonio, cómo uno ama después de varios años. Esos temas siguen.

—¿Será porque son temas universales, y en el fondo lo que construyen es una historia universal?

—Claro, y por eso se da el éxito, pero no siempre se tocan temas así. Solo tenés suerte una, dos o tres veces.

—Volviendo a la cultura que se desprendió de la primera parte, en muchas oportunidades hasta artistas se han vestido como los personajes. En Tik Tok hay miles de videos recreando partes de la película, ¿cómo analizás este fenómeno?

—Es una película de culto, con música, vestimentas, que se utilizan mucho en Halloween, por ejemplo, en la señal VH1 para Navidad se la ha programado 24 horas de corrido, todo eso es parte del fenómeno.

—James Earl Jones, Shary Headley, gran parte de la primera entrega vuelven, ¿qué conexión tuviste particularmente con ellos dos?

—Las escenas de James las hicimos por separado y con el resto fue como un viaje, porque, por ejemplo no volvimos a vernos con Shari en 30 años, fue muy surrealista.

—Se está hablando que tal vez después de esta producción llegue una tercera entrega, ¿lo podés confirmar?

—Tengo algunas cosas en mi cabeza, no puedo aun decir nada.

Bella Murphy, trabajar con papá 

Como la princesa Omma, segunda hija de los reyes Akeem y Lisa, de Zamunda, el reino africano ficticio, Bella Murphy coprotagoniza junto a su padre la secuela de Un príncipe de Nueva York. “La vi cuando era muy chica, a mis 10, y recuerdo negociar para verla con mi papá, y estar en la película y en el set con él es increíble”, cuenta a diario Hoy la joven. “Estaba nerviosa en la escena de peleas, pero fue muy divertido encarnar un personaje tan empoderado, esta historia se muestra que las mujeres pueden hacer lo mismo que los hombres”, finaliza.

Noticias Relacionadas