Entrevista Exclusiva

Sabrina Carballo: “Esta obra es un desafío absoluto”

En diálogo con este multimedio, la actriz reflexionó sobre el gran rol que debe asumir al encarnar a la abanderada de los humildes en una pieza teatral junto a María Valenzuela.

Curiosa e inquieta, Sabrina Carballo incursionó en la actuación sin saber que se convertiría en un oficio para toda la vida. En su primera juventud formó parte de la exitosa serie juvenil ­Amigovios y su carrera no tuvo frenos. Sucede que recorrió todas las aristas posibles en los set de filmación para la pantalla chica, el séptimo arte, las tablas y ahora se las trae con un rol que marcó su vida al encarnar a Eva Duarte de Perón junto a María Valenzuela en la pieza teatral Eva y Victoria.

Durante una charla con este multimedio, la intérprete recorrió su intensa trayectoria, reflexionó sobre los tiempos de empoderamiento femenino y presentó el gran desafío que incorporó al ponerse en la piel de la abanderada de los humildes. Además detalló las primicias de esta obra que la trae, junto a María Valenzuela, a la ciudad en una función única que tendrá lugar el sábado 17 de abril, a las 21 en el Teatro Municipal Coliseo Podestá

—Tras el cese presencial de las actividades culturales debido a la pandemia llegaron las transmisiones online, además de otros formatos. Ahora existe una apertura paulatina y vuelven al escenario con esta obra…
—Volver al ruedo es maravilloso. Tener la chance de subir a un ­escenario es una situación mágica. Considero que te alarga la vida o te llena el alma, al menos así. Tener la chance de entrar a los teatros me llena el alma, siento una gran ­emoción.

—Eva y Victoria es una obra clásica, ¿bajo qué circunstancias llegó a tus manos esta propuesta?
—Sucede que estaba inmersa en otro proyecto titulado La lechuga, en ese contexto el productor de Eva y Victoria me acercó la propuesta, luego me sugirió si me gustaría trabajar en ella, me pareció asombroso y alocado. Es una pieza teatral que ya había visto donde actuaba mi amiga y hermana, Emilia Mazer, junto a Norma Pons. Me encantó y fue un desafío absoluto. El productor estaba convencido que debía a interpretar a Eva y así fue como empecé a leer sobre ella. Luego me interioricé y la verdad es que puedo decir que siento una gran admiración por ella como mujer, por todo lo que hizo en tan poco tiempo. Ella se fue muy joven. Cada noche es un gran desafío, una enorme posibilidad poder interpretarla con un gran respeto. Fue una mujer amada, admirada pero también muy odiada. Estés donde estés no se puede negar que hizo muchas cosas por las mujeres, por los derechos y por la gente más necesitada. Gran admiración siento por ella.

Seguir leyendo...

—Siendo una artista con una inmensa trayectoria, ¿de qué manera te sumás a las conquistas y batallas de género en tiempos de empoderamiento?
—Considero que aún falta mucho por hacer. Como todo momento de cambios, lleva un proceso, tenemos muchos objetivos por hacer, existen altibajos debido a los extremos que no siempre son buenos y no está bueno, al menos para mí. Los extremos no son buenos, reitero. En algún momento la tormenta va a calmar y todo va a estar bien. Mientras sea para el bienestar de los seres humanos y de las mujeres, en este caso, lo apoyo al ciento por ciento.

—Siguiendo el hilo conductor de la batalla cotidiana, ¿cuáles son las tuyas en relación a la vida misma?
—Tengo las de cualquier ser humano. Intento estar bien, soy agradecida porque tengo salud, mis seres queridos están conmigo, están muy bien. Además puedo trabajar de lo que me gusta, puedo vivir de ello, a veces de formas increíbles, otras remándola, pero siempre hice lo que me gusta. No puedo estar más que agradecida. Por otro lado, siempre trato de ayudar a los que más puedo e intento ser cada día mejor persona. También intento aprender, me asombro por las cosas hermosas que la vida me presenta y principalmente, reitero, soy agradecida por despertarme cada día y tener a la gente que quiero junto a mí. Trato de que el mundo sea cada vez mejor poniendo un poquito de mí, un granito de arena, y que haya más igualdad en este universo.

—Además de este proyecto, ¿en qué otras aristas estás inmersa?
—Por el momento tengo puesta mi energía al ciento por ciento en Eva y Victoria. Considero que así está bien y deseo que la gente pueda verla, quiero que le guste. Además, en este momento tan especial de la pandemia, está la crisis, estoy haciendo teatro, quiero que la gente se anime a ir. Estoy muy feliz porque el público se anima a salir, apuesta al teatro como los productores y eso es fabuloso. También considero que estamos ante un momento de crisis emocional, económica, y que tengamos funciones agotadas es de un gran orgullo o agradecimiento al universo. Hoy apuesto al cien por cien a esta propuesta. Quiero que sea un éxito, aunque para mí ya lo es porque es un desafío hacerla y que en cada función la gente se pare, aplauda y me llena el alma.

Noticias Relacionadas