Contundente mensaje sobre los graves sucesos ocurridos en Colombia: “Nuestro pueblo está en peligro”

Organizaciones sociales defensoras de los derechos humanos manifestaron su repudio a los hechos de violencia policial que dejaron varios muertos en ese país.

Varias organizaciones sociales defensoras de los derechos humanos expresaron este martes su rechazo a los impactantes acontecimientos ocurridos en Cali, Colombia, donde el excesivo accionar policial contra los manifestantes que protestaban por la Reforma Tributaria de Iván Duque dejó varios muertos.

Raíces Colombia, Pacto Histórico Argentina, Colombia Humana La Plata y Colombianos Autoconvocados contra la Barbarie manifestaron en un comunicado: “Hace 6 días comenzaron las jornadas por el Paro Nacional en Colombia, a partir del pasado 28 de abril y hasta la fecha solo hemos recibido noticias de constantes violaciones a los derechos humanos, asesinatos, heridos y múltiples episodios de violencia por parte del Estado y sus fuerzas militares hacia el pueblo colombiano manifestante y en protesta social”.

En este contexto, “seguimos denunciando y acompañando la resistencia de la sociedad colombiana. En las últimas horas, se vivió una nueva masacre, las fuerzas represivas del Estado asesino arremetieron en varias ciudades, Cali, Medellín y Manizales como principales blancos de los ataques”.

“En cada una de las ciudades, la Policía masacró a los manifestantes en diferentes barrios populares, en medio de las movilizaciones y actualmente defensores y organizaciones de derechos humanos están tratando de relevar las cifras de asesinados que se cruzan con la cifras aún inexactas de desaparecidos, pues según fuentes confirmadas en el territorio de Cali, los uniformados secuestraron los cuerpos sin vida de los jóvenes que asesinaron”, dice el texto.

Y agrega: “Cali, hoy epicentro de la barbarie, sufrió un ataque contra la comisión de verificación de derechos humanos de la ONU y por orden del presidente Iván Duque, el comandante del ejército Enrique Zapateiro asume el rol ejecutivo y militar en la ciudad, y en el departamento del Valle del Cauca, en este traspaso de poder se comprometió a `normalizar´ la situación en 24 horas por la vía de la represión y la fuerza; de lo contrario, aseguró el comandante, entregaría su cargo”.

Asimismo, recalcaron que “estamos frente a episodios completamente graves e inéditos en la historia reciente colombiana, donde la democracia, la soberanía y el poder popular se desdibujan mediante el poder coercitivo. Son las denuncias de más 1181 casos de abuso policial, más 9 violaciones sexuales contra mujeres, más de 5 niños asesinados, alrededor de 53 muertos, incontables detenciones arbitrarias y desapariciones forzadas, sin contar las innumerables violaciones a los derechos humanos”.

“Necesitamos romper con el cerco mediático, nuestro pueblo está en peligro. Invitamos a mirar hacia Colombia, por nuestros muertos, por la injusticia, por el Estado narco paramilitar que quiere deshacerse de la voluntad popular a través de la fuerza y de las armas”, señala el comunicado.

Seguir leyendo...

También expresa: “Para nosotros, es un momento histórico presenciar desde el extranjero todas las movilizaciones en Colombia que ponen en evidencia ante el mundo un sistema de represión y desigualdad, mostrando con sus aras de poder militarista y armamentista lo que es capaz de hacer con la vida de todo un pueblo. Es un asunto de vida o muerte, no queremos ni un muerto más, ni un asesinado más, ni más violaciones de derechos humanos. Se hace evidente que la paz se habrá sentido cuando todos los colombianos cuenten con justicia social”.

Por último, las organizaciones reiteran los tres ejes solicitados ante la comunidad internacional por el pueblo colombiano: creación de Misiones de Verificación Internacional, difusión masiva en medios de comunicación sobre la grave situación, y apoyo y expresiones de solidaridad de Estados e instituciones gubernamentales.

Noticias Relacionadas