Presión a empresarios y medios: el rol de “Pepín” Rodríguez en la “mesa judicial M”

Según la Justicia, el acusado comenzó con las amenazas y extorsiones días después de que Macri asumiera la Presidencia. Además, se quejaba de la línea editorial de C5N.

Seguir leyendo...

Fabián “Pepín” Rodríguez Simón fue designado por Mauricio Macri como uno de sus asesores, cuando fue elegido presidente de la Nación en 2015. Sin embargo, aquel no era solamente un hombre de confianza del por entonces jefe de Estado, sino también uno de sus brazos ejecutores a la hora de presionar a empresarios, como ocurrió con Cristóbal López y Fabián De Sousa, según la investigación de la jueza federal María Romilda Servini de Cubría.

“En el presente expediente se investiga la presunta existencia de actos llevados a cabo por funcionarios públicos, desde las altas esferas del Poder Ejecutivo Nacional o a instancias de aquellos que, mediante hostigamiento y ahogo financiero contra las empresas del Grupo Indalo, habrían importado casos de corrupción a través de los cuales, con abuso funcional y desvío de intereses, habrían producido perjuicios económicos tanto a particulares como al patrimonio nacional”, indicó la magistrada cuando ordenó la captura nacional e internacional del acusado, el 19 de mayo último.

Según el escrito judicial, Rodríguez Simón junto con otros acusados en la causa tenían “el objetivo de llevar al derrumbe de las empresas integrantes de aquel grupo para su liquidación y venta a precio vil, presuntamente en beneficio de intereses em­presarios afines al gobierno y en perjuicio de los intereses públicos por los que debía velar el organismo recaudador nacional (Administración Federal de Ingresos Públicos)”. Entre las mencionadas compañías se encuentran el canal de noticias C5N, Oil Combustibles, una empresa de juegos de azar y otra del sector de la construcción.

Esas maniobras realizadas por parte del imputado “habrían sido efectuadas como consecuencia de su negativa al pedido expreso del entonces candidato a presidente de la Nación, Mauricio Macri, para que las empresas de medios del Grupo Indalo estuviesen a su disposición para encarcelar a la expresidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner”. En la investigación también se detalla que los aprietes a los accionistas del Grupo Indalo empezaron en enero del 2016, es decir, días después de la asunción del líder del PRO.

Durante ese mes, “se reunieron (Cristóbal López) junto a Federico Miguel de Achával -uno de sus socios-, con Fabián Rodríguez Simón, quien decía representar a Macri”, indicó la jueza. La misma recordó que en las audiencias llevadas a cabo entre los hombres mencionados, el asesor presidencial “les habría manifestado las pretensiones económicas y operativas que tenía el gobierno y que en caso que no fueran acatadas les traería consecuencias negativas tanto para sus empresas como para ellos”.

Asimismo, de acuerdo con el expediente, “Rodríguez Simón se quejaba de la línea editorial que tenían los medios periodísticos del Grupo Indalo, en principal el canal de televisión C5N. Tales quejas –según López– también le llegaban de parte de sus socios de las empresas de juego de azar, quienes le manifestaban que los pedidos del gobierno para aumentar las tasas e impuestos estaban motivados en ello”.

En los meses siguientes, hasta que Macri dejó la Presidencia de la Nación, los medios de comunicación de Cristóbal López y Fabián De Sousa estuvieron a punto de cerrar, mientras que ellos estuvieron encarcelados.

Noticias Relacionadas