Acusó a un linyera de violar a su hijo y lo enterró vivo en un baldío

Una mujer fue arrestada por el hecho, mientras que su hermano también está detenido, acusado de abusar sexualmente de su propio sobrino.

Acusada de golpear, apuñalar y enterrar vivo a un hombre en situación de calle, a quien había denunciado por abusar sexualmente de su hijo de 17 años, una mujer fue aprehendida en las últimas horas, y el cadáver de la víctima fue encontrado en un descampado frente a la casa de la imputada. Además, el hermano de esta también fue arrestado por haber violado a su propio sobrino, informaron ayer fuentes policiales.

Numerarios de la DDI hallaron el cuerpo de José María Palavecino (40) en un terreno ubicado en la localidad de General Rodríguez, al Oeste del Gran Buenos Aires, hasta donde llegaron en el marco de una denuncia por averiguación de paradero del sujeto, que era adicto al alcohol y las drogas, y vivía en situación de calle. Como solía ausentarse por varios días, su familia recién radicó la denuncia el martes.

La fiscal interviniente obtuvo testimonios que indicaban que el individuo había ido el 3 del corriente al domicilio de Nancy Montiel (45), quien dos días atrás lo había denunciado por abusar sexualmente a su hijo adolescente. Qué pasó en ese encuentro es lo que ahora analizan los pesquisas, aunque la principal hipótesis es que discutieron y ella lo apuñaló dos veces en la espalda, le pegó en reiteradas ocasiones con una pala en la cabeza y terminó por enterrarlo cuando aún respiraba, de acuerdo al resultado de la autopsia. Gracias a la misma, se determinó que sufrió una leve agonía y que la data de muerte es de entre 15 días y un mes, coincidente con la fecha en la que se lo vio por última vez.

En tanto, portavoces del caso indicaron que Montiel acumula más de $220.000 en deudas a diversas firmas de microcréditos.

Vuelco en la investigación

Detectives de la DDI Moreno-General Rodríguez realizaron un relevamiento en las inmediaciones de la finca de la mujer, hasta dar con un pozo con tierra removida en un descampado ubicado frente a dicha propiedad, y a unos 80 metros al interior del terreno.

Tras remover la tierra, se toparon a unos 40 centímetros de profundidad con un cuerpo en avanzado estado de descomposición, en posición fetal, y cubierto con cal y ladrillos, por lo que se convocó a los peritos de la Policía Científica y se corroboró que se trataba de Palavecino. Sin pérdida de tiempo, se allanó con urgencia la casa de Montiel, a la vez que se la arrestó como principal sospechosa del crimen. Ayer se negó a declarar y continuará tras las rejas por “homicidio agravado por alevosía y ensañamiento”.

Un vuelco en la pesquisa se dio con la captura, también, del hermano de la mujer, que estaba en la comisaría por la desaparición del hombre y quedó bajo investigación por la violación de su sobrino. De hecho, por temor a una posible fuga, se dispuso su aprehensión por el delito de “abuso sexual agravado”.

Seguir leyendo...

Acerca de él, se supo que tiene 51 años y que hasta marzo había trabajado en una empresa que terciariza la limpieza de edificios. Al parecer, Montiel había señalado a ambos como partícipes de la violación, y había “prometido matarlos”.

Noticias Relacionadas