Berisso

Tensión por un violento robo con disparos incluidos

Un ladrón ingresó a una casa de 40 y 129 con fines ilícitos y activó el arma de fuego que llevaba. En el lugar vive un hombre de 42 años, que resultó ileso.

Momentos de pánico y tensión se vivieron en las últimas horas en un sector de la vecina localidad de Berisso, cuando un delincuente armado ingresó con fines ilícitos a una casa y terminó disparando con el arma de fuego. Por fortuna, no llegó a lastimar a nadie y poco después fue capturado por personal policial que cubrió la denuncia, por lo que ahora deberá rendir cuentas ante la Justicia platense, de acuerdo a lo aportado ayer por voceros oficiales.

Los portavoces del caso le contaron a Trama Urbana que el hampón se acercó durante la noche del viernes (aunque el suceso recién trascendió este domingo) a una vivienda emplazada en las calles 40 entre 129 y 130, donde reside un hombre de 42 años. Siempre según las fuentes consultadas, su único propósito fue el del robo, aunque no está del todo claro lo que ocurrió dentro de la finca.

Lo cierto es que una vecina del lugar escuchó en un determinado momento el característico sonido de un disparo, por lo que no dudó en comunicarse de manera inmediata con el servicio de emergencias 911, indicando lo que estaba sucediendo. Así, minutos después, se acercaron al área numerarios del Comando de Patrullas Berisso, constatando la denuncia y entrando en acción.

Seguir leyendo...

Rastrillaje

Se entrevistaron con la persona que realizó la comunicación telefónica, y ella les dijo de dónde había provenido el estruendo; por lo que los uniformados se acercaron. Sin embargo, el malviviente, de 37 años y domiciliado en 78 entre 12 y 13 bis, ya se había escapado. Aunque no llegaría demasiado lejos.

“Durante la huida fue capturado por los propios frentistas del lugar, que lo retuvieron hasta el arribo de la Policía”, contó un vocero ante diario Hoy. El mismo, a su vez, indicó que el implicado no poseía lesión alguna, ya que los vecinos no ejercieron justicia por mano propia y no lo atacaron.

De esta manera, fue trasladado hasta la Comisaría Tercera, bajo los delitos de “violación de domicilio y abuso de arma”, quedando a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción número 11, conducida por Álvaro Garganta.

En cuanto a la pistola o revólver utilizado durante el atraco, no fue localizado pese a que se llevó a cabo un exhaustivo rastrillaje en la zona para dar con el mismo. “No se encontró nada, ni tampoco vaina servida alguna, por lo que se sigue investigando”, finalizó la fuente.

Los vecinos del barrio se mostraron preocupados por el incremento de la delincuencia en los últimos meses y exigieron “mayor presencia policial, ya que una vez que oscurece ya no se puede caminar. No nos merecemos vivir así, estar encerrados por temor a que te peguen un tiro por un teléfono o un par de zapatillas”.

Otro relató:“Veníamos relativamente tranquilos, pero ahora la zona se volvió peligrosa y es mejor no salir. Hay muchos motochorros, asaltos callejeros y también ladrones que se meten en casas. Queremos recuperar la paz que teníamos antes y que las fuerzas de seguridad nos cuiden a nosotros en vez de amparar a los delincuentes”.

Noticias Relacionadas