El fútbol los cría y ellos se juntan: ¿Quién cuida a los hinchas en la pandemia?

Los incidentes en el Bosque después de la derrota de Estudiantes ante Aldosivi desnudaron un vacío en los controles y la seguridad en los estadios, a días del nombramiento del nuevo titular de la Agencia de Prevención. Muchos empleados de Utedyc en los vallados y zonas liberadas en las inmediaciones.

¿Quién cuida a los hinchas en la pandemia? Tras más de ocho meses, con el regreso del fútbol se dio un fenómeno que sorprendió a propios y extraños, y que habla de los límites de la pasión que despierta el fútbol y los colores por las camisetas.

A pesar de tener la entrada prohibida, en las inmediaciones de los estadios cientos de fanáticos se juntan para cantar y alentar.

Ahora bien, durante el último mes en el que se registró esta escena de forma espontánea, no hubo controles de distanciamiento entre los simpatizantes en el medio de la pandemia, y el domingo pasado se generó un episodio que superó todos los pronósticos: hinchas de Estudiantes y de Gimnasia se enfrentaron en el puesto de comidas del paseo del lago del Bosque, frente a la vieja entrada del exzoológico, y se infringieron varias normas de convivencia.

Por un lado, la del distanciamiento, ya que muchos compartían vasos armados con la parte de abajo de una botella de plástico cortada. Y por otro, tal vez el más preocupante, que el enfrentamiento físico con trompadas, empujones y tomas de catch bien pudo propiciar el contagio entre dos personas que podían tener el virus y no saberlo. Ellos mismos, en este caso, no se están cuidando y tampoco nadie los está cuidando.

Al ser consultado por este diario, fuentes de la seguridad de Estudiantes de La Plata se mostraron muy preocupadas en aclarar que el enfrentamiento fue a más de 100 metros del ingreso del estadio, y que el club no tiene injerencia en lo que pase en la vía pública. En tal sentido, sobre el Paseo del Bosque, en los ingresos de 1 y 53, 1 y 54, y 1 y 55, interviene el personal de la comisaría Novena.

Ante el reciente nombramiento de las nuevas autoridades de la Aprevide, no hubo definiciones claras sobre cómo proceder en las afueras de la cancha, en donde nadie supuso que hinchas de ambos clubes se podrían trenzar como terminó ocurriendo.

Según se supo, el puesto de comidas recibirá la peor parte, y además de evaluarse una clausura, no se le permitirá exhibir los partidos de fútbol en un televisor o pantalla como venía ocurriendo. Esto es algo que podría tomarse por parte del comerciante como una censura a la libertad de vender y promover la venta gastronómica en el lugar.

¿Quién permite y cómo se define el ingreso de las banderas?

Una postal que ganó protagonismo desde que regresó el fútbol fue el ingreso de las banderas que “marcan territorio” y definen el lugar que los grupos tienen “ganados” dentro de las tribunas.

En el caso de Gimnasia, como ocurrió en los partidos contra Patronato y Vélez, la denominada “22” ingresó al estadio con algunos de sus referentes para colgar las banderas antes del partido y montó guardia durante el encuentro para luego volver a entrar y retirar las mismas banderas.

Seguir leyendo...

Algo parecido ocurrió con Estudiantes, en donde el grupo denominado “Los Leales” eligió la zona de 115 y 58 para pintar murales, provocar el ingreso al estadio cerca de la tribuna de 57, colgar las banderas y luego quedarse todo el partido hasta que termine.

En ambos casos, siempre entre 50 y 70 fanáticos cantan y se juntan casi en el mismo lugar (en la zona del Bosque), tanto cuando juega Estudiantes como cuando lo hace el Lobo de local, esperando que algún día se vuelvan a abrir las puertas de la tribunas para volver a entrar.

Por ahora, parecen adoptar un sistema de autodisciplina interno, que el domingo no resistió y fue motivo de una pelea que podría haber terminado en una tragedia si alguno de los fanáticos portaba algún tipo de arma.
El fútbol los cría y ellos se juntan. ¿Alguien los cuida…?

Noticias Relacionadas