Emma Stone y Emma Thompson cuentan detalles de Cruella

Pocas veces una revisión de una icónica historia puede lograr una atrapante aventura en donde la moda, la música y el personaje más temido del cine configuran un apasionante relato con la actuación de estas dos grandes estrellas.

Este viernes llega a Disney+ y salas habilitadas Cruella, película protagonizada por Emma Stone y Emma Thompson, que recupera el ícono de la clásica película animada, pero reinventa el mito desde otro lugar.

Diario Hoy estuvo en la conferencia de prensa de presentación mundial de la película, antes del estreno, y trae sus mejores momentos.

—¿Te sorprendió que fuera tan oscura?
—Emma Stone: Sí, ellos realmente dejaron, creo, a Craig y Tony escribir y hacer lo que querían hacer. Y, no sé, creo que es definitivamente oscura para una película de Disney. Tal vez no para un tipo de película realmente intensa de clasificación restringida, pero sí, era más oscura de lo que he visto en una película de Disney desde hace mucho tiempo.

—La Baronesa es nueva en este universo, y es a la vez fabulosa y también una pesadilla viviente. ¿Cómo fue el proceso de crearla?
—Emma Thompson: Me basé en la vida, obviamente, quiero decir, creo que si mi marido estuviera en la habitación, diría: “No actuó”. Me divertí mucho haciéndola, porque creo que he estado preguntando durante muchos años si podía ser una villana, una villana de verdad. Y me pasé décadas interpretando lo que mi madre llamaba “mujeres buenas con vestidos”. Y, ahora tengo que interpretar a una mujer realmente malvada con vestidos. Cada vez que Emma y yo llegábamos al set, nos mirábamos y caminábamos una alrededor de la otra, como si fuéramos esculturas u obras de arte o algo así, lo cual éramos. Quiero decir, fue en cierto modo, todo el mundo creó la Baronesa, y luego yo como que intervine y dije las palabras.

—¿Cuál fue el traje más loco que usaste como Cruella, que te puso en personaje completamente?
—ES: Mi traje favorito, que era absolutamente ridículo, era el vestido que llevaba en el camión de la basura, porque tenía una cola de 12 metros. Y no estaba unida al vestido, porque obviamente no podría moverme en ningún lugar, así que la añadieron al vestido en el último momento, cuando me subí al camión de la basura para rodar esa parte. Y era simplemente fenomenal, es decir, nada que pudiera llevar ni remotamente en la vida real. Pero para ser honesta, también estaba esa falda loca cuando cubro el coche. Y eso también fue épico. Tratar de subir a un coche y luego cubrirlo con un cambio de la falda, era simplemente fantástico. Ese es realmente el momento en el que sabes que estás en una película.

Seguir leyendo...

—¿Estella o Cruella? ¿Qué personaje preferís para vos y cuál fue más difícil de encarnar?
—ES: Hay una especie de rechazo a Estella que llega a un punto que es dulce, pero no está totalmente encarnada. Así que yo diría que hay algo en Cruella que es bastante tentador, porque ella simplemente es quien es. Ella está en plena ­aceptación y autonomía allí. Así que estoy un poco interesada en ese mundo aunque ella hace algunas cosas que no creo que cruzaría necesariamente. Pero, para ser honesta, prefiero a Cruella. Es muy divertida de interpretar.

—¿Cómo abordaste a la Baronesa?
—ET: Estoy muy interesada en el lado oscuro de un personaje femenino, porque rara vez se les permite ser oscuras. Se supone que todas somos agradables y buenas, ¿no? Y las malas madres son simplemente imperdonables. Quiero decir, nadie puede encontrar palabras, para la mala madre. Y la Baronesa es simplemente de mente única, y ella dice esta cosa maravillosa: “Si no hubiera tenido una mente única, podría haber tenido que poner mi genio en el fondo del cajón”, como tantas otras mujeres de genio, que murieron sin producir nada y sin usar su genio.

—¿Es importante no creer necesariamente que es el villano de la historia, sino también entender su motivación para encarar un personaje como este?
—ES: No creo que sea capaz de interpretar a un personaje si realmente pensara que es malo, que es un villano. Quiero decir, creo que es la única manera que realmente puede ser. ¿Crees que alguien malo camina por el mundo pensando que es malo? Quiero decir, no lo creo. Creo que piensan que tienen razón. No entra pensando, yo soy el malo.

—Eras fanática de 101 dálmatas, y ahora encarnas a Cruella, ¿sensaciones?
—ES: Me encantaban los dibujos animados de 101 dálmatas. Me encantaba especialmente que los perros se parecieran a sus dueños. Siempre pensé que era muy divertido. Y recuerdo que de niña intentaba ver si los perros se parecían a sus dueños, y muchas veces lo hacían. Pensé que Cruella era un personaje tan divertido. No fue tan sencillo como recibir una llamada para interpretar a Cruella. Fue hace seis años.

Quiero decir, fue mucho antes de rodar la película. Había una especie de idea. Ya sabes, Disney tiene todos estos personajes que, y hay una especie de lluvia de ideas. Y en realidad, fue un proceso de unos cuatro años y diferentes escritores y diferentes cosas fueron puestas sobre la mesa, y realmente se sentía como si no pudiéramos nunca hacer la película de Cruella.

Noticias Relacionadas