Entrevista Exclusiva

J Álvarez: “Extraño a la Argentina, donde hay un público increíble”

Ni siquiera la pandemia, con todo lo que trajo aparejado, detuvo a este artista que además asumió nuevos desafíos ante la incertidumbre de una industria que se mantiene expectante por el regreso a los escenarios.

El reconocido artista puertorriqueño nominado al Grammy Latino J Álvarez acaba de lanzar el single Agüita con coco, junto a la agrupación colombiana Alkilados. Sobre el tema, con un video de difusión rodado en Medellín, sus sueños, anhelos, metas, deseos y sobre cómo ve la industria musical en este contexto extraordinario, diario Hoy dialogó con Álvarez.

Javid David Álvarez Fernández, conocido por todos como J Álvarez, es un cantante de reguetón puertorriqueño que fue nominado al máximo galardón de la música por su disco Otro nivel de música: reloaded. Luego continuaría con el suceso hasta fundar su propia compañía musical llamada On Top Of The World Music.

Agüita con coco es su última canción, lanzada en pandemia, producida por Eliot El Mago D Oz y con la participación de Alkilados, con un video de promoción que fue rodado en la Comuna 13, uno de los sitios turísticos más visitados en Medellín.

—¿Cómo es para un músico vivir esta situación extraordinaria que impuso la pandemia? ¿Impacta en la creatividad, en la manera de componer y de trabajar?

—Me ha afectado en cuanto a la inversión en videos, porque hay que cuidarse. De la noche a la mañana podés estar parado meses, o como ahora, dos años, uno tiene que ser prudente con las inversiones porque llevamos tiempo sin hacer shows. Me ha llevado a tener más inteligencia financiera en la inversiones, empecé a trabajar con colegas, me he reinventado, han confiado en las cosas que estoy haciendo. Estoy creando como una base nueva, donde los próximos 10 años de J Álvarez están empezando en la pandemia.

—Sos como un ave fénix que en ­pandemia renace para enfrentar el futuro...

—Yo empecé con poca experiencia y fui aprendiendo en el camino. Ahora no es que me las sepa todas, pero estoy más preparado para diferentes situaciones, que si pasan las puedo manera de manera diferente como lo hice seis años atrás, con una base más rodeada en mí, estar solucionado espiritual y emocionalmente como persona, poder ayudar espiritualmente a mí familia, a mis allegados, porque a veces las personas por no soñar viven como estresados.

Porque yo puedo tener cero dólares en la cartera, pero estoy feliz porque tengo un sueño, eso trato de trabajar en este nuevo comienzo, que la gente mía se sienta bien, que es por un propósito que se está trabajando o que uno está haciendo diferentes sacrificios. Aprovechar día a día, ser mejor persona, mejor artista, mejor compañero, una persona de motivación y de luz para esas personas que tienen dudas de sus proyectos.

Seguir leyendo...

—Hablabas de un sueño que tuviste, que seguramente está ligado a la creación y pasión, pero ¿cuándo supiste que la música era lo tuyo? ¿Tenías algún ídolo o estilo musical preferido? ¿Qué música escuchabas de pequeño?

—Yo empecé enamorándome de la música, diferentes canciones favoritas, sí me motivaba viéndolos, pero fue más la música que los personajes, al enamorarme de la música conozco diferentes sonidos, artistas, estilos de ropa, de melodía, de disciplina y fui mezclando, lo que he aprendido de Michael Jordan, raperos como Jay-Z, Nas, Cosculluela, Tempo, lo fui adaptando, al ghetto, a la música, adaptándolo a mi propio personaje, con una voz peculiar, un estilo diferente. Gracias a Dios llevamos 13 años, con un hit que llegó a más de 10 millones después de 10 años, el hit La pregunta. Para mí es un orgullo que cuando hablen del género, hablen de mí, es un logro increíble. Yo era deportista, creía que eso iba a convertirse en mi ganancia, pero no se dio en el baloncesto por una lesión que tuve, y ahí la música se conviritió en mi pasión 100 por ciento.

—Es difícil no enceguecerse en el camino con los flashes, las cámaras, la alfombra roja. ¿Cómo hacés para seguir tu camino sin perder de vista la meta?

—Con fe, energía, aliándome con otros, sumando gente al proyecto, imaginando nuevos negocios, ayudando a nuevos artistas que compartan mi visión, me encantaría con muchos más, pero no todos lo comparten, y sólo quieren su dinero, nada a largo plazo. Ayudarlos para que tengan una visión parecida a la mía me hace sentirme útil, eso me hace sentir realizado. Dios me dio esto, pero lo puedo compartir.

—El lanzamiento de tus últimas canciones, como Agüita, junto a Alkilados, y antes con otras, muy alegres, festivas, ¿tiene que ver con llevarle alegría a la gente en este momento?

—En pandemia pensé que no iba a esperar hasta que todo se solucione, decidí lanzarlas y las que mejor reacción tengan las sumaré a mi próximo álbum, que saldrá en 2022, donde además la acompañaré con una gira física. Estoy concentrado en mis fanáticos, pude ir a Colombia y grabar el video, para reflejar la alegría al mundo, mostrar Medellín, alentar al turismo, que sepan que pueden ir a la Comuna 13, que es similar a La Perla, en Puerto Rico. Siempre hago mi música pensando en los fanáticos.

—Y hablando de los fanáticos, en pandemia no pudiste estar junto a ellos, ¿extrañás estar en contacto con el público?

—Ya en Estados Unidos están abriendo varias ciudades espacios con capacidades pequeñas, y me quedé sorprendido, luego de un año sin cantar, de que la gente está ahí, que no se olvidan de las canciones, que las cantan con más hambre y ganas. Extraño a la Argentina, donde hay un público increíble, recuerdo que un chofer me dijo que si vas más de seis veces, el público no se olvida. Y lo pude hacer, y tengo un gran fans club que me quiere y respeta.

—¿Cómo sigue este año particular de trabajo?

—Quiero llenar las redes sociales de mucha música, para luego en 2022 hacer una gira presencial con fanáticos. Aquí la vacuna está, comenzamos a hacer viajecitos y algunas presentaciones, en mayo haremos video, algunas sesiones, en julio iré a Puerto Rico, más hacia fin de año quiero ir hacia la Argentina, Chile, donde aman al dueño del sistema.

Noticias Relacionadas