tecnología

La UNLP avanza con su proyecto de reconversión eléctrica de ómnibus

El Centro Tecnológico Aeroespacial trabajará junto a una empresa estatal de energía en el desarrollo de baterías de litio. La iniciativa involucra al transporte público de la provincia de Jujuy.

Ingenieros de la Universidad Nacional de La Plata trabajarán en una iniciativa para la reconversión a propulsión eléctrica del transporte público de la provincia del norte argentino.

Los representantes del Centro Tecnológico Aeroespacial (CTA) mantuvieron un encuentro con los directivos de la empresa estatal de Jujuy JEMSE y miembros del equipo de Jujuy Litio.
Avanzarán con el desarrollo y transferencia de tecnología e ingeniería para la reconversión (y el posterior mantenimiento) de ómnibus de transporte de pasajeros con motorización diésel a motores eléctricos equipados con baterías de litio.

“La idea de este emprendimiento es demostrar que Argentina tiene la capacidad para el desarrollo de componentes nacionales para la reconversión de micros urbanos. Esto permitiría generar un mercado interno de proveedores nacionales que adquieran experiencia para competir con proveedores externos, para la provisión de electros-partes a las grandes terminales que se quieran instalar en el país. Esto no podría suceder si se importan micros eléctricos del exterior”, expresó el director del CTA, Marcos Actis.

El ingeniero y vicepresidente institucional de la UNLP añadió: “Tenemos los recursos para hacerlo, solo falta la decisión política. Y ahorraríamos divisas, ya que importar un micro del exterior cuesta 400.000 dólares por unidad, mientras que una reconversión ronda los U$S20.000; con el adicional de que generaríamos mano de obra local, desarrollo nacional y que parte de esa suma quedaría en nuestro país”.

Para Actis es esencial aprovechar la trayectoria del CTA en reconversión para poder generar conciencia en la sociedad. Además, destacó que trabajar con la provincia de Jujuy tiene un valor estratégico enorme, debido a que cuentan con la reserva de litio más grande del país.

Desde el Centro Tecnológico trabajan hace muchos años en esta temática. En un principio apareció el pensamiento de incursionar en un auto eléctrico. “Era una idea que teníamos allá por el 2000, 2003, con Guillermo Garaventa, pero ahí la tecnología en batería de plomo no lo hacía posible”, le contó Actis a diario Hoy, consultado sobre las tareas que vienen desarrollando desde el área.

“El estudio que nos permitió llevar adelante estos desarrollos fue el proyecto Tronador, donde los actuadores y la alimentación de los Vex (vehículos experimentales) 1A, Vex 1B y Vex 5A tenían batería de litio. Para eso hubo que comprar las pilas y las celdas y armar las baterías específicas para los desarrollos espaciales”, contó el profesional.

Seguir leyendo...

“A partir de ahí se empezó a trabajar en litio, se hizo la moto eléctrica, se armó un triciclo que fue hasta Mar del Plata con una única carga. Después trabajamos en un auto eléctrico que podía andar a 70 kilómetros por hora con cuatro personas; pero en ese proyecto tuvimos que desarmar el auto porque estaba hecho sobre un auto que no habían cedido y no estaba permitida la circulación”, detalló.

En paralelo se trabajó en los micros de la universidad: las dos unidades que circulan por el bosque poseen esa tecnología de litio.

También están desarrollando un ómnibus propio.

“El año pasado, con la empresa 9 de Julio decidimos llevar adelante una reconversión de un micro de línea. Hay que recalcar que los únicos que han colaborado en este proyecto son la empresa que puso el colectivo, la mano de obra y el CTA, que compró todo el equipamiento eléctrico para la reconversión y también puso sus trabajadores con recursos propios. Ahora estamos en las pruebas y la idea es hacer un segundo prototipo para mejorar las cosas que hemos desarrollado para ir optimizando el proceso”, completó Actis.

Noticias Relacionadas