Carteras de lujo: un recorrido por las más caras del mundo

Tanto por excentricidad como por necesidad, las carteras forman parte infaltable del outfit femenino desde hace ya algunos siglos.

Hace ya tiempo que las carteras dejaron de ser un accesorio para pasar a ser un elemento esencial de la vestimenta. No son pocas las personas que, al salir de sus casas, se sienten desnudas por no llevar este adicional: sí, como las hay para las mujeres también las hay para los hombres.

Ya sea para transportar documentos importantes, el teléfono celular, dinero, elementos de higiene o maquillajes, la cartera no es algo nuevo: hay registro de su existencia en el mundo desde el siglo XVIII. Y su finalidad original no dista mucho de la que tiene hoy en día, que vendría a ser la de trasladar objetos de valor.

Unos tres años atrás, un comprador anónimo se hizo acreedor de la cartera más cara del mundo en una subasta llevada a cabo en la casa Christie's de Hong Kong. Por la misma pagó 379.261 dólares (más de 33 millones de pesos argentinos), pero ¿qué tenía de especial? Se trataba del Himalaya Birkin Bag, un modelo de Hermès que, históricamente, es uno de los más buscados en el mundo. Para comprarla no solamente basta con tener el dinero sino que en principio tiene que haber stock.

La fabricación de la pieza conlleva un largo proceso y quienes aspiran a conseguir un ejemplar deben anotarse en listas de espera, en las que deben aguardar al menos unos seis años. La que fue rematada en 2017 había sido confeccionada tres años antes con piel de cocodrilo e incrustaciones de 205 diamantes. Además, sus hebillas suelen ser de oro de 18 quilates. Sólo el proceso para tratar la piel tarda entre uno y dos años. En 2016, un diseño similar se compró a 300.000 dólares.

Otra cartera icónica que está actualmente en el mercado es Lady Dior, la que Casa Dior creó para Lady Di en 1995. La afamada marca parisina, fundada en 1946, diseñó una cartera exclusiva para agasajar a la princesa Diana Spencer, que a mediados de la década del 90 estaba separada pero aún no divorciada del príncipe Carlos de Inglaterra. El obsequio de fue otorgado en el marco de una exposición sobre el pintor Paul Cézanne a la que asistió la princesa.

Cada una necesita de la labor de siete artesanos y al menos ocho horas para ser confeccionada; en suma, se necesitan casi 130 piezas de piel para su manufactura, cada una de las cuales están cortadas y cosidas a mano. Finalmente, su estampado de cannage o rejilla está inspirado en el asiento de las sillas Napoleón III, que Christian Dior utilizó en su primer desfile en 1947. En la Argentina, el precio de este accesorio no es tan exorbitante como el de la Hermès, pero no deja de ser un objeto ostentoso: vale 6.400 dólares, algo así como 573 mil pesos.

Seguir leyendo...

Finalmente, un Top 3 no puede dejar afuera a la legendaria marca francesa Louis Vuitton, fundada en 1854 con el claro objetivo de trabajar marroquinería de lujo, especialmente artículos de viaje. Uno de sus tantos diseños –que ni es el más caro– es la Tribute Patchwork Bag: se trata de una edición especial fabricada en forma de mosaico, cuyo material principal es la piel de cocodrilo 100% original.

Un detalle no menos importante es que literalmente es una cartera hecha de carteras. Esta pieza se consigue por el valor de 40 mil euros, es decir más de 3,7 millones de pesos.

Noticias Relacionadas