Sbattella, el garante de la impunidad K

De montonero a garante de la impunidad

Seguir leyendo...

El titular de la UIF, José Sbattella, suele jactarse de su “militancia setentista” que incluyó acciones en grupos ligados a la guerrilla que fueron echados por Perón de la Plaza de Mayo y levantaron las armas para combatir al presidente que había sido elegido en 1973 con el 61,85% de los votos. Este nivel de apoyo no lo tuvo ningún otro presidente en la historia del país.

Según pudo saber Hoy, Sbattella comenzó su “militancia” en la agrupación estudiantil ANCE de la Facultad de Ciencias Económicas de La Plata, espacio que confluyó posteriormente en la llamada Federación Universitaria de la Revolución Nacional (FURN), donde supuestamente participaba Néstor Kirchner cuando era estudiante de Derecho de la UNLP. En rigor, la militancia de Néstor fue muy pobre: en aquellos años era un ilustre desconocido y poco tiempo después de recibirse, cuando se produjo el golpe de Estado, se volvió a Santa Cruz para hacer dinero con la usura, rematando propiedades de las familias endeudadas por las políticas del inefable José Alfredo Martínez Hoz.

Pepe, en los ´70, también formó parte de la agrupación Peronismo de Base, una de las organizaciones de superficie de Fuerzas Armadas Peronistas (FAP), un grupo guerrillero que se fusionó con Montoneros. Distintas fuentes consultadas por Hoy afirmaron que Sbattella ascendió algunos escalones en la estructura guerrillera y hasta habría formado parte del área de Inteligencia. En lo que parece ser una paradoja del destino, quien hace más de 40 años formó parte de los ataques subversivos contra un gobierno democrático, actualmente tiene entre sus funciones –en la Unidad de Información Financiera- el combate contra “el financiamiento del terrorismo”.

Con el retorno de la democracia, Sbattella buscó reciclarse en la función pública. Fue Director de Rentas durante la gobernación de Antonio Cafiero en la Provincia y compartió funciones con su mujer, Mónica Carné, que se desempeñaba como directora de Recaudación. Cuando Cafiero perdió la posibilidad de ser reelecto en la Provincia, el ahora titular de la UFI no dudó en reciclarse con el duhaldismo, en la época más oscura de la provincia de Buenos Aires en lo que se refiere a los negociados y al saqueo que sufrió la provincia. Concretamente, en 1998, Sbattella desempeñó funciones en la intervención de la Policía bonaerense y luego selló un pacto de carácter político-económico con quien resultó electo como intendente de La Matanza: Alberto Balestrini, quien era uno de los principales sostenes del denominado aparato del PJ bonaerense.  La pantalla para la concreción de este pacto fue la consultora IEFE, fundada por Sbattella, que prestaba servicios a la comuna a cambio de jugosos contratos.

De la mano de Balestrini, Pepe recaló en el Mercado Central de la Ciudad de Buenos Aires, que por aquel entonces era una de las principales cajas negras de la política bonaerense al punto que proliferaban las denuncias sobre la operatoria de mafias, venta ilícita de alimentos y hasta de ropa.

La llegada del kirchnerismo, encontró a Sbatella cumpliendo funciones en el Ente de Regulación de Servicios Públicos y luego pasó a desempeñarse como director la Aduana, un organismo con alarmantes niveles de corrupción, cargo al que había llegado de la mano del duhaldismo y del no tardaría en salir eyectado luego de una interna con el entonces titular de la AFIP, Alberto Abad.  Sbattella fue reemplazado por el ahora titular del organismo recaudador, Ricardo Echegaray, con quien años más tarde confluiría en las acciones orquestadas por el gobierno para apretar a críticos y opositores.

Tras su salida en la Aduana, Pepe recaló en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, cargo del que también tuvo que irse cuando, supuestamente, recomendó no autorizar la fusión de Cablevisión y Multicanal, y no fue escuchado por Néstor Kirchner, que en aquel entonces era un estrecho aliado del Grupo Clarín. En rigor, según fuentes consultadas por Hoy, habría otros factores muchos más determinantes que precipitaron su salida. “Muchos empresarios se quejaban ante el gobierno de sus prácticas extorsivas”, dijo a Hoy una fuente calificada que, casualmente, actualmente cumple funciones en el mismo ministerio que aglutina a la UIF.

Tras su salida del gobierno, Sbattella se alió a la agrupación Libres del Sur, liderada por Jorge Ceballos y Héctor Tumini, que fue parte del kirchnerismo y terminó rompiendo con el gobierno en la previa de las elecciones de 2009. “Nos traicionó vilmente: mientras todos decidimos irnos del gobierno y rechazar cada una de las ofertas para volver, él decidió regresar. Y lo hizo de la peor forma”, dijeron fuentes de Libres del Sur, quienes aún mastican bronca por la felonía.

Noticias Relacionadas