La infernal carrera delictiva de “Lecherito”, un precoz malviviente de Berisso

Con 18 años, cuenta en su haber con una tentativa de homicidio, una serie de robos que incluyó un voraz y destructivo incendio contra su víctima y la fuga de un instituto.

El pasado martes, agentes policiales de Berisso recapturaron a un joven de 18 años que se había fugado del instituto de menores de régimen cerrado Carlos Francisco Legarra de Abasto. Allí se hallaba alojado desde fines del año pasado por gravísimas causas penales, donde se destaca una tentativa de homicidio.

“Lecherito”, de 18 años, es un reconocido malviviente de la vecina ciudad que tenía a maltraer a los frentistas y que pese a su corta edad cuenta con frondosos antecedentes. Fue condenado el 29 de octubre pasado por haber intentado matar a dos personas el 1° de agosto último y por dos asaltos cometidos, el 2 de ese mes, y el 12 de agosto pero de 2019.

Trama Urbana dialogó con un vocero de la fuerza, quien dio detalles pormenorizados del salvaje hampón, a quien acorralaron y atraparon numerarios del Gabinete Técnico Operativo de la comisaría Segunda de Berisso en la casa de su madre ubicada en 34 entre 168 y 169, tras varios días de tareas de vigilancia encubierta. Ya puesto a disposición judicial, se lo alojó en una unidad carcelaria dependiente del Servicio Penitenciario Provincial.

Seguir leyendo...

Cerca de la fatalidad

El suceso más violento que protagonizó el joven, de por entonces 17 años, tuvo lugar el pasado 1° de agosto en una vivienda de 34 entre 167 y 168, a la que llegó junto a tres cómplices, apodados “Ricky”, “Colacho” y “Pelado”. Allí atacaron a un hombre de 29 años, a otro de 18 y a un tercero de 17, porque uno de ellos lo había denunciado en una causa por amenazas en la comisaría Tercera de La Plata.

Producto de la bestial agresión, el menor culminó con una herida cortante en la ingle derecha mientras que el de 18 se llevó la peor parte porque lo apuñalaron en el tórax. Ambos fueron trasladados de manera particular hasta el hospital Larraín, donde el primero recibió el alta poco después y el segundo debió ser operado por la gravedad de la lesión, quedando luego en estado reservado. Al arribo de la Policía, vecinos del barrio los recibieron a los piedrazos.

Se abrió por entonces un expediente caratulado como “tentativa de homicidio doblemente agravada por el empleo de arma y por ser cometida en poblado y en banda, lesiones y atentado y resistencia a la autoridad con concurrencia de menor”.

Venganza

Un día después, “Lecherito” volvería a las andanzas, y nuevamente por una venganza. “Poco antes delincuentes habían robado una moto y el hecho quedó registrado en las cámaras de seguridad de un local. El comerciante entregó la cinta a la Policía para la investigación, los cacos se enteraron y actuaron en consecuencia”, le contó a este multimedio un pesquisa.

Así, el precoz malhechor se dirigió al almacén en cuestión, de 34 y 167, junto a otras personas. La víctima, de 54 años, contó que los implicados “totalmente agresivos, sustrajeron algunos comestibles y muchas bebidas alcohólicas”. En el lugar quedó uno de los responsables, quien estaba insultando a los uniformados, y fue arrestado, tratándose de un albañil de 50 años domiciliado a unos 400 metros. El resto se dio a la fuga.

Lejos de dejar las cosas allí, estos regresaron al comercio cuando estaba cerrado e iniciaron un incendio en la vivienda del damnificado, lindera al almacén. Las llamas afectaron parte del inmueble, del garaje y del local, quemándose dos vehículos: un Mercedes Benz C 220 y una camioneta Fiat Fiorino. En este caso, la causa iniciada fue por “robo agravado por ser cometido en poblado y en banda, incendio y otros estragos (intencional)”.

Noticias Relacionadas