Lo mejor del amor, una historia que todas quieren protagonizar

Escrita por Rodrigo Bueno, esta canción relata una aventura de infidelidad con la que, a lo largo de los años, las parejas del intérprete supieron identificarse.

A inicios de los 90, el joven cordobés Rodrigo Bueno inició su carrera apoyado por su papá Pichi que se desempeñaba como mánager. Mientras, su mamá, Beatriz Olave, lo acompañaba en los viajes y se ocupaba de los benjamines de la familia, Flavio y Ulises. Vale mencionar que tiempo después, el segundo del clan se convertiría en compositor mientras que el más pequeño seguiría los pasos como intérprete nacional.

Con un estilo desenfadado, una imagen colorida al estilo del galán mexicano, el pelo azabache por la cintura y unos ojos azules que conquistaron los corazones de todos los argentinos, Rodrigo logró alcanzar cierto renombre en la escena de la música tropical en Córdoba. Así logró cruzar las fronteras y comenzó a probar suerte en Buenos Aires con pequeños shows los fines de semana.

Con la firma de un contrato, el joven se instaló en la ciudad de la furia para comenzar a rodar el clip de su canción La chica del ascensor, ni lerdo ni perezoso quiso que su partenaire fuera la modelo y bailarina clásica Marixa Balli, que comenzaba a probar suerte como figura mediática e incipiente vedette.

En ese momento, la mujer propuso una cifra subida de lo pensado para el presupuesto. En la misma jornada en la que iniciaron el rodaje, la pasión fue inmediata. En la escena de los besos en un ascensor, Rodrigo y Marixa dieron señales de su apego: desde ese día no se separaron e iniciaron una relación intensa que duró tres años. Tras el final de la sesión audiovisual, se fueron a cenar y él le regaló un anillo de oro prometiéndole compromiso.

Dada la juventud, los compromisos y los celos brutales, el noviazgo no prosperó pero ellos mantuvieron un affaire eterno, jamás dejaron de frecuentarse. Es más, la canción Lo mejor del amor habría estado inspirada en este hilo rojo que se extendió para siempre. Sin embargo, el accidente automovilístico en el que la estrella perdió la vida junto al hijo de Alberto Olmedo después de un recital en La Plata suspendió cualquier objetivo.
Pasaron años del fatal desenlace, innumerables eventos y aún siguen apareciendo polémicas sobre quién fue la destinataria de tamaña prosa musical.

El primero en contar su versión de la canción fue Ariel Gustavo Tessel, que fue el coautor de esta y otras como El lecho vacío, Si tú supieras, Soy cordobés. Al respecto, reveló en una entrevista a un medio digital de esa provincia: “Estábamos en una cena y viene Rodrigo con la letra en una hoja y me dice: Escuchá esto. La canción estaba dedicada a una mujer con la que salía en ese momento. Mostraba mucho interés por ella”.

Asimismo, Marixa Balli reveló que la historia se inspiró en la relación que mantuvieron, pues perduró aun después de la ruptura, y aunque ellos tuvieran otras parejas, siempre se vieron mostrándose a tono con la pasión que supo vincularlos. Es más, mostró una carta que el Potro le escribió diciéndole que era lo mejor del amor.

Seguir leyendo...

A la polémica se suma Urraca, un músico que compartió la formación junto al fallecido e indicó que esta obra solo relataba un romance clandestino de una mujer que era vecina y hombre misterioso.

Por último, Ulises Bueno, años atrás, fue indagado sobre esta eterna incógnita. Allí comentó que el intérprete era un seductor nato: “Rodrigo era un atorrante. Tal vez para conquistar a tal persona le dijo que se lo dedicaba. Seguro van a aparecer miles de cartitas. Sé que él lo escribió en una servilleta estando en un bar en Buenos Aires, frente al hotel San Martín. Fue después de una noche de show”.

Noticias Relacionadas